El nombre Zaqueo viene del griego Ζακχαῖος y del hebreo זכי lo cual quiere decir “puro” e “inocente”. ¿Quién fue Zaqueo? La Biblia nos habla sobre este hombre en el nuevo testamento. Zaqueo fue jefe de los publicanos y era muy rico; todos alguna vez hemos escuchado y leído sobre este hombre: el señor de poca estatura que se subió en un árbol para poder ver a Jesús mientras pasaba. ¿Podemos aprender algo sobre Zaqueo?

Lucas nos habla sobre esta maravillosa historia en el capítulo 19, los versos del 1 al 9. Veamos algunas cosas que podemos aprender de Zaqueo:

1- Conseguir estar cerca del Maestro venciendo todos los obstáculos

Zaqueo procuraba ver a Jesús, pero tenía una desventaja frente a la gran multitud que lo arropaba y es que era de pequeña estatura, sin embargo, este hombre no se quedó entretenido ni cabizbajo porque no alcanzaba sino que buscó una solución porque él de verdad anhelaba ver a Jesús.

1-Habiendo entrado Jesús en Jericó, iba pasando por la ciudad.

Y sucedió que un varón llamado Zaqueo, que era jefe de los publicanos, y rico,

Publicidad

procuraba ver quién era Jesús; pero no podía a causa de la multitud, pues era pequeño de estatura.

Y corriendo delante, subió a un árbol sicómoro para verle; porque había de pasar por allí.

2- No importa tu posición social y económica, necesitas ver al Maestro

En el versículo 2 del capítulo 19 de Lucas dice que Zaqueo era jefe de los publicanos y rico. Tenía un cargo importante y dinero. Quizás otra persona, por su posición se habría avergonzado de subirse a un árbol para poder ver a alguien. Pero par Zaqueo esto no era motivo de avergonzarse. Él quería ver al Maestro y él haría todo lo que estuviera a su alcance para lograr este encuentro.

Publicidad

3- Un gozo inefable al estar frente al Maestro

Cuando Jesús llegó a aquel lugar, mirando hacia arriba, le vio, y le dijo: Zaqueo, date prisa, desciende, porque hoy es necesario que pose yo en tu casa.

Entonces él descendió aprisa, y le recibió gozoso.

¿Ven el gozo con que Zaqueo recibe a su Señor? “Entonces él descendió aprisa, y le recibió gozoso”. A Zaqueo no le importaba ser rico, publicano ni importante, su mayor gozo en aquel momento era ver al maestro y él lo logró. ¿Cuándo estamos delante del Señor le recibimos con el mismo gozo y urgencia?

4- No importa tu pecado, el Maestro te llama

Al ver esto, todos murmuraban, diciendo que había entrado a posar con un hombre pecador.

A Jesús no le importó la condición de pecador de Zaqueo para irlo a visitar, pues Cristo no vino al mundo a llamar a justos, sino a pecadores al arrepentimiento (Lc 5:32). Y en este punto es donde llegamos a comprender plenamente el gozo de Zaqueo al saber que el Maestro iba para su casa porque imagínese usted, siendo pecador, aún así el Maestro fue a posar en su casa. ¡Qué alegría hubiera sentido cualquier persona al tener ese privilegio aún teniendo esa condición de vil pecador!.

5- Un corazón arrepentido que reconoce su pecado

Entonces Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado.

Recordemos que este hombre era publicano, los cuales se encargaban de recaudar los tributos o de cobrar impuestos en el pueblo, los mismos abusaban en cierta forma de la multitud y Zaqueo al encontrarse con Jesús reconoce su gran falla y por eso dice: “la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado”. Gracias a la visita del Maestro, Zaqueo se arrepintió. A Jesús lo criticaron por haber ido a compartir con un pecador a su casa, pero ¿qué hubiera sido de ese pecador si Jesús no lo hubiese visitado?

Que esta historia nos recuerde que fuimos llamados a predicarle a las almas perdidas.

Compártelo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *