En el día de hoy muchos pastores y líderes utilizan la frase “no dejemos de congregarnos como otros tienen por costumbre” para literalmente convencer a los hermanos de asistir a todos y cada uno de los servicios de la iglesia. Veamos el versículo en cuestión:

No dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca. (Hebreos 10:25)

¿Se refería el autor de los Hebreos a que hay que asistir todos los días al templo? Primero analicemos el significado de la palabra congregar: Reunir personas. La malinterpretación de la iglesia actual con esta palabra está en que se piensa que tenemos que ir todos los días a la iglesia, abusando totalmente del tiempo con servicios todos los días, entonces sucede el problema que cuando un hermano se ausenta por algunos días por alguna razón, se dice que tal hermano no se está congregando y es aquí donde el pastor dice: “No dejemos de congregarnos como muchos tienen por costumbre”.

La Biblia no registra que los judíos se reunieran en el templo todos los días, mas bien, tenían días específicos para reunirse. Es lógico que si cargamos a los hermanos con servicios todos los días no podrán asistir siempre, por el hecho de que todos tenemos responsabilidades que cumplir, llámese en nuestros hogares, el trabajo, distintas actividades , etc. Y es exactamente por esto que algunas iglesias prefieren dar solo dos servicios en la semana para que todos los hermanos se puedan congregar sin excusas.

El propósito del autor de los Hebreos en este texto no es exhortar que se debe asistir al lugar de reunión de los hermanos todos los días, sino que está estimulándolos a reunirse como una comunidad que sirve a Cristo, como una organización, con los fines descritos anteriormente en el mismo versículo: exhortarse mutuamente por el hecho que Cristo se aproxima.

Publicidad

Artículo anterior de nuestra serie de versículos fuera de contexto: No toquéis al ungido

Publicidad

Artículo siguiente de nuestra serie de versículos fuera de contexto: Invocar la sangre de Cristo, otra práctica anti bíblica

Compártelo:

This article has 1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *