Hoy existe un gran debate en torno al tema del diezmo: ¿La iglesia actual tiene la obligación de diezmar?. Existen distintas posiciones respecto a ese tema. Hay un grupo que dice que hoy no se debe diezmar, o mejor bien dicho, no es obligatorio porque eso pertenecía al tiempo de la ley. De ese grupo hay quienes ven el diezmo hoy como una forma de sustentar la casa de Dios.

Un segundo grupo dice que sí se debe diezmar porque en el Nuevo Testamento se hacía:

¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque diezmáis la menta y el eneldo y el comino, y dejáis lo más importante de la ley: la justicia, la misericordia y la fe. Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello.

Mateo 23:23

Entre los que dicen que hay que diezmar hay quienes piensan que el que no diezma acarrea maldición y hasta puede ir al infierno.  Ellos se basan en Malaquías 3, un pasaje donde Dios le reclama al pueblo de Israel por apartarse de sus leyes:

8 ¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado. Y dijisteis: ¿En qué te hemos robado? En vuestros diezmos y ofrendas.

9 Malditos sois con maldición, porque vosotros, la nación toda, me habéis robado.

10 Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.

11 Reprenderé también por vosotros al devorador, y no os destruirá el fruto de la tierra, ni vuestra vid en el campo será estéril, dice Jehová de los ejércitos.

12 Y todas las naciones os dirán bienaventurados; porque seréis tierra deseable, dice Jehová de los ejércitos.

Malaquías 3:8-12

Lamentablemente, a la hora de tocar el tema del diezmo no se profundiza lo suficiente. Muchos no salen de Malaquías 3. Otros citan uno que otro versículo donde se menciona el diezmo. Pero, ¿qué era en realidad el diezmo? ¿Por qué se daba? ¿Para qué servía?. Antes de entrar en materia aclararemos algunos puntos que quizás los que no han salido de Malaquías 3 no se han dado cuenta:

  1. No se diezmaba dinero, sino del fruto de la tierra y el ganado.
  2. El alfolí no era una especie de alcancía colgada en una pared donde echabas dinero. Era un granero o almacén.
  3. El diezmo servía para alimentar a los sacerdotes.

Otra detalle es que si uno va a cumplir esa ley, creo que debe seguirla al pie de la letra como enseña la Biblia. Las leyes del diezmo están escritas en Levítico 27:30-33 y Deuteronomio 14:22-29. A continuación dividiremos esos dos pasajes bíblicos en siete puntos que se explicarán por sí solos y agregaremos un pequeño comentario en algunos de ellos:

Publicidad

1 – Se diezmaba desde antes de la ley

Estos son los pocos registros de los personajes que diezmaron antes que se haya establecido como ley:

Abraham

No sabemos si Abraham diezmaba con regularidad, pero tenemos en la Biblia este registro de que dio los diezmos del botín obtenido en su victoria contra los reyes de oriente:

1 Porque este Melquisedec, rey de Salem, sacerdote del Dios Altísimo, que salió a recibir a Abraham que volvía de la derrota de los reyes, y le bendijo,

2 a quien asimismo dio Abraham los diezmos de todo; cuyo nombre significa primeramente Rey de justicia, y también Rey de Salem, esto es, Rey de paz;

3 sin padre, sin madre, sin genealogía; que ni tiene principio de días, ni fin de vida, sino hecho semejante al Hijo de Dios, permanece sacerdote para siempre.

4 Considerad, pues, cuán grande era éste, a quien aun Abraham el patriarca dio diezmos del botín.

5 Ciertamente los que de entre los hijos de Leví reciben el sacerdocio, tienen mandamiento de tomar del pueblo los diezmos según la ley, es decir, de sus hermanos, aunque éstos también hayan salido de los lomos de Abraham.

6 Pero aquel cuya genealogía no es contada de entre ellos, tomó de Abraham los diezmos, y bendijo al que tenía las promesas.

Levítico 27:1-6

Jacob

20 E hizo Jacob voto, diciendo: Si fuere Dios conmigo, y me guardare en este viaje en que voy, y me diere pan para comer y vestido para vestir,

21 y si volviere en paz a casa de mi padre, Jehová será mi Dios.

22 Y esta piedra que he puesto por señal, será casa de Dios; y de todo lo que me dieres, el diezmo apartaré para ti.

Génesis 28:20-23

En el caso de Jacob, él le puso una condición a Dios. Prácticamente él no quiso diezmar solo porque sí, él puso la condición de que si Dios lo ayudaba iba a sacar los diezmos. Estaba pactando. Pero en la ley los diezmos no se daban con la condición de que Dios te bendijera, los diezmos había que darlos sí o sí. Lo veremos en punto 4.

2 – La ley mandaba a diezmar el fruto de la tierra.

Y el diezmo de la tierra, así de la simiente de la tierra como del fruto de los árboles, de Jehová es; es cosa dedicada a Jehová.

Publicidad

Levítico 27:30

3 – También se diezmaba del ganado, vino, aceite…

Y todo diezmo de vacas o de ovejas, de todo lo que pasa bajo la vara, el diezmo será consagrado a Jehová.

Levítico 27:32

…el diezmo de tu grano, de tu vino y de tu aceite, y las primicias de tus manadas y de tus ganados, para que aprendas a temer a Jehová tu Dios todos los días.

Deuteronomio 14:23 (b)

4 – Se diezmaba anualmente

Indefectiblemente diezmarás todo el producto del grano que rindiere tu campo cada año.

Deuteronomio 14:22

Indefectible quiere decir “Que no puede faltar o dejar de ser”. Entonces, había que diezmar sin falta cada año, no importa que te haya ido bien o que te haya ido mal.

5 – El diezmo era comido por el ofrendante en un lugar escogido por Dios

Y comerás delante de Jehová tu Dios en el lugar que él escogiere para poner allí su nombre, el diezmo de tu grano, de tu vino y de tu aceite, y las primicias de tus manadas y de tus ganados, para que aprendas a temer a Jehová tu Dios todos los días.

Deuteronomio 14:23

6 – Si el lugar que Dios escogió para que te comieras tus diezmos estaba muy lejos, debías vender el diezmo y con ese dinero comprar todo lo que deseabas en el lugar escogido para comerlo delante de Dios

24 Y si el camino fuere tan largo que no puedas llevarlo, por estar lejos de ti el lugar que Jehová tu Dios hubiere escogido para poner en él su nombre, cuando Jehová tu Dios te bendijere,

25 entonces lo venderás y guardarás el dinero en tu mano, y vendrás al lugar que Jehová tu Dios escogiere;

26 y darás el dinero por todo lo que deseas, por vacas, por ovejas, por vino, por sidra, o por cualquier cosa que tú deseares; y comerás allí delante de Jehová tu Dios, y te alegrarás tú y tu familia.

Deuteronomio 14:24-26

7 – El diezmo servía para sustentar al levita, a la viuda, al huérfano y al extranjero

27 Y no desampararás al levita que habitare en tus poblaciones; porque no tiene parte ni heredad contigo.

28 Al fin de cada tres años sacarás todo el diezmo de tus productos de aquel año, y lo guardarás en tus ciudades.

29 Y vendrá el levita, que no tiene parte ni heredad contigo, y el extranjero, el huérfano y la viuda que hubiere en tus poblaciones, y comerán y serán saciados; para que Jehová tu Dios te bendiga en toda obra que tus manos hicieren.

Deuteronomio 14:27-29

Conclusiones y recomendaciones

El diezmo no debe ser visto como un mandamiento que si no lo cumples te vas al infierno. Lo que hacemos hoy con el diezmo se aleja por mucho a lo que era el diezmo en el antiguo testamento. El diezmo debe ser visto hoy como una manera de ayudar a la casa de Dios con sus gastos y debe de hacerse de manera voluntaria y anónima, eso es, eliminar los “alfolíes” y los sobres con el nombre del diezmante.

Compártelo:

This article has 2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *