Dios sacrificó a su hijo entregándolo para morir por nuestros pecados, y ese es el centro de la predicación del mensaje del Evangelio. Cristo murió a una temprana edad, pero la muerte no pudo retenerlo y tuvo que devolverlo así que resucitó al tercer día estableciendo su autoridad sobre toda la tierra.

Este es el mensaje que el mundo necesita escuchar. Ese es el mensaje que tenemos que llevar. ¿Existe algún mensaje más poderoso que el mensaje de la cruz?

Sin la resurrección de Cristo, nosotros continuaríamos siendo esclavos de nuestros pecados. Pero gracias a su muerte, entierro y resurrección, se nos ha dado vida y poder para vencer a la muerte. Nuestra salvación viene porque Dios nos rescató, no porque nosotros tengamos la capacidad de salvarnos a nosotros mismos.

Publicidad

A continuación mostramos algunos versículos bíblicos que transmiten el mensaje del poder de Dios a través de su resurrección:

Romanos 4:25 el cual fue entregado por nuestras transgresiones, y resucitado para nuestra justificación.

1ª Corintios 15:3-5: Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras; y que apareció a Cefas, y después a los doce.

Romanos 6:5 Porque si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte, así también lo seremos en la de su resurrección;

Hechos 4:33 Y con gran poder los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús, y abundante gracia era sobre todos ellos.

Juan 11:25-26 Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto?

Publicidad

Isaías 25:8 Destruirá a la muerte para siempre; y enjugará Jehová el Señor toda lágrima de todos los rostros; y quitará la afrenta de su pueblo de toda la tierra; porque Jehová lo ha dicho.

Job 19:25 Yo sé que mi Redentor vive, Y al fin se levantará sobre el polvo;

1ª Corintios 6:14 Y Dios, que levantó al Señor, también a nosotros nos levantará con su poder.

Romanos 8:34 ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros.

Romanos 10:9 que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.

Compártelo:

This article has 2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *