¿Dios abandonó a Jesús en la cruz?

Mateo 27: 46 Y alrededor de la hora novena, Jesús exclamó a gran voz, diciendo: Eli, Eli, ¿lema sabactani? Esto es: Dios mio, Dios mío, ¿por que me has abandonado?

Nuestro texto a considerar denota como Jesús usa en la cruz la expresión:  Eli, Eli, ¿lema sabactani? Esto es: Dios mío, Dios mío, ¿por que me has abandonado? La hora en la cual el Señor Jesús expresa estas palabra fueron muy solemnes, dado había llegado la hora de su muerte. Acerca de esto Charles Spurgeon nos dice:

Nuestro Señor se encontraba en ese momento en la parte más oscura de Su camino. Él había pisado ya el lagar durante horas, y la obra estaba casi consumada. Había alcanzado el punto culminante de Su angustia. Este es Su doloroso lamento procedente de lo más profundo del abismo de la miseria: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?” Yo no creo que los registros del tiempo, y ni siquiera los de la eternidad, contengan una frase más llena de angustia. Aquí fueron eclipsados el ajenjo y la hiel, y cualquier otro tipo de componentes amargos. Aquí pueden mirar ustedes como si contemplaran un profundo abismo; y aunque fuercen sus ojos y miren hasta que la vista se canse, no pueden percibir el fondo; es inmedible, insondable, inconcebible. Esta angustia del Salvador por ustedes y por mí, no se puede medir ni pesar, como tampoco el pecado que la motivó, o el amor que la soportó. Estemos listos a adorar eso que no podemos comprender.

Publicidad

El salmista David expresó en el salmo 22:

1. Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?
    ¿Por qué estás tan lejos de mi salvación, y de las palabras de mi clamor?

Dios mío, clamo de día, y no respondes;
Y de noche, y no hay para mí reposo.

Publicidad

Pero tú eres santo,
Tú que habitas entre las alabanzas de Israel.

En ti esperaron nuestros padres;
Esperaron, y tú los libraste.

Clamaron a ti, y fueron librados;
Confiaron en ti, y no fueron avergonzados.

Mas yo soy gusano, y no hombre;
Oprobio de los hombres, y despreciado del pueblo.

Entonces podemos ver que el maestro se encuentra en una cruz siendo burlado por aquellas personas que le escarnecían, más vemos que en aquel momento parece ser como si había un silencio tan profundo que el mismo Jesús tuvo que exclamar: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado? Estas son las solemnes palabras de nuestro salvador. Entonces, la pregunta a considerar es: ¿Abandonó Dios a Jesús en ese momento? Mi respuesta seria: sí, Dios en ese momento abandonó a Jesús en la cruz, dado que la ira de Dios se darramó sobre su propio hijo para salvación nuestra. En ese momento, en esa hora tan solemne toda la ira que debía ser derramada sobre nosotros fue derramada por el Justo, fue derramada sobre aquel que nunca pecó.

La ira de Dios fue derramada sobre nuestro amado salvador, de tal manera que Dios por un momento abandonó a su hijo en la cruz, aunque para nosotros suene tan dificil escucharlo. Pero nuestro salvador en ese momento reclama:

En ti esperaron nuestros padres;
Esperaron, y tú los libraste.

Clamaron a ti, y fueron librados;
Confiaron en ti, y no fueron avergonzados.

Abraham esperó en ti, todos los santos esperaron en ti, más hoy estoy aquí en un madero y no tengo respuesta. Más nuestro maestro expresa: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?

Spurgeon expresó:

Sí, amados hermanos, es costumbre y hábito de Dios acompañar a Su pueblo afligido; y, sin embargo, ¡Él desamparó a Su Hijo en la hora de Su tribulación! ¡Cuán usual es ver al Señor con Sus testigos fieles cuando están resistiendo hasta derramar su sangre! Lean el Libro de los Mártires, y no importa si estudian las primeras o las últimas persecuciones. Encontrarán que todas ellas están iluminadas con la evidente presencia del Señor en medio de Sus testigos. ¿Acaso el Señor falló alguna vez en apoyar a un mártir consumido en la hoguera? ¿Acaso alguna vez desamparó a alguno de Sus testigos en el cadalso?

Valoremos en gran sacrificio que hizo nuestro Señor en la cruz para redimirnos y abrirnos el camino al padre. Valoremos todo el sacrificio hasta el punto que su mismo padre le abandonó por un momento.

Compártelo:

This article has 8 Comments

  1. Ciertamente Jehová abandono a su hijo Jesucristo, por que nuestro señor estaba cargando con todo el pecado del mundo, no solo lo abandonó sino también Jehová mato a Jesucristo, en varias partes de la Biblia podemos leer que la vida y la muerte le pertenecen a Jehová, pero junto con Jesucristo murio el pecado del mundo, esa era la voluntad del Padre, que Nuestro Señor Jesucristo muriera por el pecado del mundo, y así darnos el eterno perdón del pecado, amen.

  2. DIOS MIO, DIOS MIO, ¿PORQUE ME HAS DESAMPARADO?
    ¿Abandonó realmente el Padre a Jesús en la cruz?

    Jesús articuló en la cruz exactamente las mismas palabras que encontramos en el salmo 22: 1: “DIOS MIO, DIOS MIO, ¿Por qué me has desamparado? Estas palabras han arrancado con ellas, a través del tiempo un enigma difícil de explicar para los cristianos.
    La explicación tradicional que leemos en muchos comentarios, dice que en esta única ocasión hubo una separación entre las dos primeras personas de la Trinidad, el Padre y el Hijo.- La interpretación dice que debido a que “JESUS SE HIZO PECADO” (2 Corintios. 5: 21) el Padre no pudo mirarlo y por lo tanto abandono al Hijo.- Habacuc 1: 13 sirve de apoyo Para esta interpretación: “MUY LIMPIO ERES DE OJOS PARA VER EL MAL, NI PUEDES VER EL AGRAVIO” esta interpretación busca enfatizar el gran sacrificio al que estuvo dispuesto JESUS por amor a nosotros, aun llegando a sufrir la separación con el PADRE.

    Reconocemos que la declaración es bien intencionada y que ha originado a partir de ella grandes sermones durante la historia, pero francamente, pensamos que sus derivaciones pueden tener matices heréticos ya que se abre la puerta para que alguien diga que es una negación de la creencia en un Dios eterno e indivisible. (Mr. 12: 29)

    PRIMERO La referencia en Habacuc 1:13 no se puede tomar literalmente como que Dios da vuelta su rostro cuando ve el pecado, si eso fuera cierto Dios viviría de espaldas a nosotros, ya que todos hemos pecado y estamos destituidos de la gloria de Dios (Rom. 3: 23) El salmo 90:8 dice: “ PUSISTE NUESTRAS MALDADES DELANTE DE TI, NUESTROS YERROS A LA LUZ DE TU ROSTRO” El libro de Génesis dice que Dios vio la maldad de los hombres que era mucha sobre la tierra, en virtud de esto, podemos decir, que HABACUC 1:13 simplemente establece que Dios NO PUEDE MIRAR AGRADO EL PECADO, no significa que Dios no pueda posar su vista sobre él.
    Si el Padre no pudiera mirar el pecado, podríamos llevar esto hasta lo absurdo diciendo que JESUS es mucho mas compasivo que el Padre o tiene “mejor estómago” que el Padre, porque vino a vivir entre pecadores.

    SEGUNDO: Con alusión a que Cristo “SE HIZO PECADO” (2 Corintios. 5:21) no significa que literalmente se convirtió en pecado. De hecho, el pecado en ESENCIA ES ABSTRACTO, nadie puede convertirse en pecado de la misma forma en que nadie puede convertirse en amor o en odio. Cuando la Biblia dice que JESUS fue hecho pecado significa que la sentencia Judicial del pecado del mundo recayó sobre EL.- Recordemos que otra razón por la que Cristo no pudo ser pecado en la Cruz es porque la Escritura dice que EL FUE SIN PECADO, El apóstol Pedro lo llama: “ UN CORDERO SIN MANCHA Y SIN CONTAMINACION” (1 PEDRO 1: 19) En la Cruz, JESUS tenía que ser EL CORDERO SIN MANCHA, EL SACRIFICIO PERFECTO, AUN EN LA CRUZ JESUS SEGUIA SIENDO SIN DEFECTO, EL SIEMPRE HA SIDO Y SERA SANTO POR LA ETERNIDAD.

    Esta declaración de que Dios le dio la espalda a su hijo, puede meternos en dos problemas: esta primero el separar tanto al Padre del Hijo, que perdemos de vista, el corazón de la cruz y el Evangelio mismo: “QUE DIOS ESTABA EN CRISTO, RECONCILIANDO CONSIGO AL MUNDO” (2 Cor. 5:19), el segundo problema: es que DIOS LO VE TODO, aun nuestros pecados ocultos no están escondidos de EL (Sal. 51:6; 44:21)
    Una de las más profundas convicciones de PABLO era que Dios Padre estaba involucrado en el sacrificio de Cristo con PROPOSITOS REDENTORES, y si a esto le agregamos el sermón de Pentecostés y la visión de que CRISTO FUE ENTREGADO POR EL DETERMINADO CONSEJO Y ANTICIPADO CONOCIMIENTO DE DIOS” (Hechos 2:23) no nos queda la menor duda de que la muerte de CRISTO en la cruz tiene especial significado en el propósito Divino.

    JESUS dijo: “POR ESTO ME AMA EL PADRE, PORQUE YO PONGO MI VIDA PARA VOLVERLA A TOMAR, NADIE ME LA QUITA, SINO QUE YO DE MI MISMO LA PONGO, TENGO PODER PARA PONERLA Y TENGO PODER PARA VOLVERLA A TOMAR, ESTE MANDAMIENTO RECIBI DE MI PADRE”(Juan 10:17-18) Es común y corriente escuchar declaraciones como: “NUESTROS PECADOS LE LLEVARON A LA MUERTE: o “NUESTROS PECADOS FORZARON A DIOS A SU GRAN SACRIFICIO:, aunque entendemos la buena intención de tales declaraciones, esto no quita que estén mal expresadas, LOS HUMANOS NO PUEDEN FORZAR LA MANO DE DIOS, la iniciativa y la decisión fueron del Padre y CRISTO para resolver el problema del pecado del hombre.

    TERCERO: No tiene sentido y es contra la naturaleza de Dios el abandonar al hijo, el cual fue obediente hasta la muerte (Fil.2:8) ¿podría el Padre pagar con abandono o rechazo al hijo que siempre ha hecho lo que a EL le agrada? Isa. 42:1 registra las palabras de Dios refiriéndose a JESUS como “aquel en quien se agrada mi alma” el concepto es repetido en Mateo 12:18
    Además, JESUCRISTO mismo afirma que el PADRE nunca le deja solo: “PORQUE EL QUE ME ENVIO, CONMIGO ESTA, NO ME HA DEJADO SOLO EL PADRE, PORQUE YO HAGO SIEMPRE LO QUE LE AGRADA” (Jn. 8:29) ¿seria, lógico suponer que Jesucristo en la cruz no estaba haciendo la voluntad del Padre? Pablo, inspirado por el ESPIRITU SANTO dijo que Cristo cuando se entregó por nosotros fue “OFRENDA Y SACRIFICIO A DIOS EN OLOR FRAGANTE” (Efe. 5: 22)

    CUARTO: JESUS sabía muy bien que el Padre no lo rechazaría, el mismo salmo 22 que es un salmo mesiánico dice en el v. 22 “PORQUE NO MENOSPRECIO NI ABOMINO LA AFLICCION DEL AFLIGIDO, NI DE EL ESCONDIO SU ROSTRO, SINO QUE CUANDO CLAMO A EL, LE OYO”

    QUINTO: Recordemos que JESUCRISTO siempre conservo su divinidad a pesar de tener también una naturaleza humana, las dos naturalezas se conjugaron en su persona. Uno de los atributos de la deidad es que contiene en si 3 personas (no en el sentido que nosotros entendemos por persona) pero conserva su indivisibilidad.- En un sentido, la separación de una persona de la Trinidad de otra, es virtualmente imposible en virtud que comparten la misma esencia o mismo ser.
    “las personas de la Deidad son mutualmente inclusivas, hay una existencia mutua de cada una en las otras, en términos teológicos, esto es llamado “PERICORESIS” en griego y “ CIRCUMINCESSIO” en latín y significa “interpenetración mutua” y es la forma en que las personas de la Trinidad se relacionan entre ellas, la palabra describe una COMUNIDAD DE SER, cada persona conservando su identidad distintiva, “penetra las otras” y es “penetrada por ellas” al punto de que todas tienen UNA SOLA VOLUNTAD, y en virtud de ello, la separación del Padre y el Hijo es un imposible.

    “para que todos sean uno, y que, como tú, Padre, estás en mí y yo en ti también si en nosotros; para que el mundo crea que tú me has enviado. “( Juan 17:21 ).

    A primera vista resulta interesante que la Sagrada Escritura está llena de frases en las que se reproduce este sencillo esquema: alguien (una persona) está en alguien distinto (otra persona).Especialmente en el Nuevo Testamento esta estructura sintáctica se encuentra cientos de veces; por ejemplo, “Yo estaré en vosotros”, “vosotros estaréis en Mi”, “Yo estaré en el Padre y vosotros en Mí”, “El Espíritu Santo en vosotros”, “Yo en Ti y tú en Mí”, “vivo en Cristo”, “Cristo vive en mí”, “ellos en nosotros”, “Dios estaba en Cristo”, “El Espíritu Santo que habita en nosotros”, etc. No me parece exagerado afirmar que en el Nuevo Testamento se contiene la revelación de un universo de personas entre las que se da una mutua o recíproca interioridad.

    La perichoresis o circumincessio intratrinitaria, raíz de toda comunión

    De un modo pleno sólo se da este tipo de presencia de Personas en Personas en el seno de la Santísima Trinidad. El Padre está todo en el Hijo y en el Espíritu. El Hijo está todo en el Padre y en el Espíritu. El Espíritu está todo en el Padre y el Hijo. Dios en su misterio más profundo en una comunión perfecta de Personas.

    La perichóresis es una realidad divina, conocida por la fe y máxima expresión de Dios como Comunión. El Damasceno (Juan Damasceno fue un teólogo y escritor sirio, doctor de la Iglesia 676 d. C.,) la describía así: “La permanencia y la morada de una de las tres Personas en la otra significa que son inseparables, que no han de separarse, que tienen entre sí una compenetración sin mezcla. No se funden y se mezclan entre sí, sino que se conjugan mutuamente. Es decir, el Hijo está en el Padre y en el Espíritu, y el Espíritu está en el Padre y en el Hijo, y el Padre está en el Hijo y en el Espíritu, sin que tenga lugar una fusión, o una mezcla, o una confusión.

    La simple lectura de San Juan y de San Pablo nos descubre un universo de relaciones profundamente inclusivas en el cual se instala Jesucristo (evangelio de San Juan) refiriendo su Persona al Padre o al Espíritu Santo (Yo en el Padre, el Padre en Mí, Tú en mi, Padre, en Mí, Yo en Ti, Me voy , pero viene Otro, que no hablará de sí sino de lo que ha recibido), pero también situando a los discípulos en ese mismo entramado de mutua interioridad o de inmanencia recíproca interpersonal, como puede ser: me voy al Padre, a prepararos una morada; luego vendré y os tomaré conmigo para que allí donde Yo esté estéis vosotros también; Yo en el Padre y vosotros en Mi ; el Padre y Yo vendremos y estableceremos nuestra morada en vosotros ; permaneced en Mí como Yo permanezco en el Padre; y más variantes de un modo suprasensible de estar y actuar persona(s) en persona(s).
    San Pablo tiene igualmente un repertorio abundante de “inclusiones interpersonales” como ser, vivir, estar en Cristo; Cristo en mí, en nosotros; el Espíritu en mí, en nosotros; vosotros y yo en el Espíritu o en Cristo;

    SEXTO: analizando el contexto en Mateo 27 vemos que las palabras de sus enemigos están cargadas de burlas e injurias desafiantes sintetizadas en la expresión: “SI ERES EL HIJO DE DIOS, DESCIENDE DE LA CRUZ” (Mt. 27:40) algunas de las actitudes y expresiones de sus enemigos son claramente visibles a lo que describe el salmo 22, es natural entonces, que Jesucristo desde la cruz mencione las primeras palabras del salmo a los efectos de responder a sus enemigos señalando así, que EL era el Mesías, la exclamación de JESUS no fue una expresión de su estado emocional manifestando la angustia de una separación con el Padre tal como lo ensena la interpretación tradicional.
    Corresponde señalar que la forma común en que los judíos se referían a los salmos era pronunciando las primeras frases. Al citar las primeras líneas de un salmo, los judíos hacían referencia al salmo en su totalidad, ya que los salmos no estaban aún enumerados en esos días. Jesucristo al citar el salmo 22, dirige la atención al hecho de que EL estaba cumpliendo las profecías descritas en el salmo (sal.22: 11-18) en otras palabras, estaba confirmando su OFICIO MESIANICO que estaba siendo fiel a su función de rabino hasta el último momento, los judíos reconocían ciertamente el salmo 22 como un salmo mesiánico.

    SEPTIMO” el pensamiento de que las palabras de JESUS no fueron un grito de angustia expresado en un momento de crisis de fe, es apoyada, además, por los siguientes puntos:
    a) Si examinamos todas las frases de JESUS desde la cruz registradas en los evangelios, vamos a encontrarnos con alguien que está en absoluto dominio de sus facultades así como de los hechos. Esto es confirmado por frases como: “PADRE, PERONALOS PORQUE NO SABEN LO QUE HACEN” “PADRE, EN TUS MANOS ENCOMIENDO MI ESPIRITU” “DE CIERTO TE DIGO QUE HOY ESTARAS CONMIGO EN EL PARAISO” y “CONSUMADO ES” la única frase de JESUS que parece no estar a tono con las demás es : “DIOS MIO, DIOS MIO, ¿Por qué ME HAS ABANDONADO? Pero podemos decir con confianza que JESUCRISTO, al citar las primeras palabras del salmo 22 estaba señalando que en EL se estaban cumpliendo las profecías del salmo 22 (ver Lucas 24:44)
    b) El hecho de que Jesucristo durante su ministerio nunca uso las palabras “DIOS MIO” para referirse al Padre, y lo hace por primera vez estando en la cruz, es más evidencia de que JESUS estaba citando el salmo y no haciendo una pregunta relacionada con la experiencia que está teniendo.
    c) El salmo 22 fue escrito por David, probablemente durante la rebelión de su hijo Absalón, el autor expresa las circunstancias que lo rodean y sus sentimientos con respecto a ellas. Obviamente, el Espíritu Santo guio la composición del salmo y dio a David en el proceso la habilidad de profetizar con respecto al Mesías, pero como en todos los salmos mesiánicos, no todo el contenido hace referencia a JESUS o aplica directamente a su ministerio
    EN CONCLUSION: el Padre no rechazo a JESUS en la cruz, pensamos que hay mucha más BASE BIBLICA, la unión entre el Padre y el Hijo es INDESTRUCTIBLE no solo porque ambos son parte de la Deidad, sino también por la completa unanimidad que hay entre sus voluntades, misericordia, justicia y amor por los humanos ejemplificado en el gran sacrificio de Cristo Jesús en la cruz.

    CON AMOR EN CRISTO:
    LUIS FORTIN

  3. Es inaudito y pecador el que crea que MI SANTO SEÑOR JESUS.- dijo por que me abandonas .- mejor sque la INMUNDICIA, MAÑA, Y VEA EL MANDAMIENTO DONDE DICE NO MATARAS Y A DIOS LO SEÑALAN COMO UN CRIMINAL.- LA BIBLIA TYIENE PALABRAS Y ESTA LLENA DE INMUNDICIA DIABOLICA.- VEAN LO QUE LE DICE A JEREMIAS Y DEJEN DE JUSTIFICAR JEREMIAS 15.- 17, 18, 19, 20, 2l Y 16 leanlo asi para que entiendan .-ESCUDRIÑEN Y A DESCERNIR NO TENGAN MIEDO .- QUE TAMBIEN HUBO PROFETAS ENDEMONIADOS Y MENTIROSOS ASI LO DICE LA PROPIA BIBILIA. COMO INMUNDICIA Y FABULAS .- DIOS NO TIENTA A NADIE NI EL MAL LO TIENTA VEAN SANTIAGO UNO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *