¡Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo!

Es importante ver cómo comienza este capítulo 5 del libro de Isaías. Este mensajero presenta una parábola de un viñedo y se refiere a Jerusalén y a Judá. El profeta dice claramente que había plantado vides escogidas y esperaba que dieran uvas, pero dieron uvas silvestres.

Con estas palabras podemos entender que el profeta hablaba de Jerusalén como la viña de la cual habla; esta es la casa de Israel. Además, está emitiendo un juicio: los hombres de Judá son su planta deliciosa. Esperaba justicia, y he aquí vileza; esperaba rectitud, y he aquí clamor.

Muchos en la antigüedad siempre ponían lo malo por bueno. Es como decir: cometí pecado delante de Dios, esto no es nada, y no me hace daño. Entonces, convierten esto en una forma de atraer a otros y hacer que sigan sus caminos. Por eso, el juicio que se emite en estos versos a continuación:

¡Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo!

Isaías 5:20

En este verso muestra las formas que usaban estos pecadores, lo que pensaban y el desorden que llevaban en su corazón, tanto que buscaban la forma de poner a otros en ese camino.

¡Ay de los que a lo malo llaman bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz! Sus mentes y corazones estaban apartados de Dios.

Este capítulo nos enseña que, si no queremos acarrear juicio de parte de nuestro Señor, debemos llamar a las cosas por su nombre. Si algo es malo, debemos decir que es malo; y si algo es bueno, debemos decir que es bueno. Así no seremos castigados.

...
Mejor es tu misericordia que la vida
Dios aborrece al malo
Compártelo usando uno de los siguientes iconos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.