Deseo ser revestido de aquella nuestra habitación celestial

En el capítulo 5, verso 2 de Segunda de Corintios, podemos ver la expresión de Pablo cuando dice: «Por esto también gemimos.» Aquí, él habla de que, como cristianos, no debemos acomodarnos a esta tierra y a este cuerpo; más bien, debemos desear el cielo y anhelar ser revestidos de nuestras habitaciones celestiales.

Es importante que todo cristiano no se acomode a hacer tesoros en la tierra, como muchos lo han hecho, llegando al punto de no desear el cielo o el ser revestidos de aquella habitación celestial que menciona el apóstol.

Hermanos, no nos acomodemos demasiado, porque al hacerlo nos olvidamos de que todo lo que está a nuestro alrededor pasará. Y es por eso que vemos el clamor de Pablo:

Y por esto también gemimos, deseando ser revestidos de aquella nuestra habitación celestial;

2 Corintios 5:2

No podemos decir que todos los cristianos se han dormido en sus laureles, ya que muchos están pidiendo el cielo, tal como nos dice el apóstol. Este llamado y estas palabras nos invitan a orar y pedir ser revestidos de nuestra habitación celestial.

No es que busquemos nuestras aflicciones con esto, pero no es bueno que ignores este mensaje. ¿Acaso te sientes demasiado cómodo y por esta razón has perdido el enfoque de desear el cielo? Despierta, que nuestra habitación celestial espera por ti.

...
El amargo final de los malos
Esta generación se cree limpia pero no se ha limpiado de su inmundicia
Compártelo usando uno de los siguientes iconos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.