La bondad de Dios

La epístola de Pablo a Tito describe cómo los hombres han sido rescatados de su pecado y maldad, siendo salvos no por sus obras, sino por la gracia y la bondad de Dios.

El amor y la bondad del Señor han sido tan grandes que Él hizo un sacrificio enorme al dar Su vida para mostrarnos el único camino que nos lleva a la salvación, a caminar sin pecado y sin mancha, rescatándonos por Su justicia y la obra del Espíritu Santo. Veamos cómo la bondad y la misericordia de Dios alcanzaron a la humanidad:

4 Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y su amor para con los hombres,

5 nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo,

Tito 3:4-5

Es posible que muchos piensen que están en el camino gracias a sus obras y esfuerzos, pero déjame decirte que no es así. Más bien, lo que debes creer es que has sido rescatado por el favor, la bondad y la misericordia de Dios.

Hemos sido renovados por Su Espíritu Santo, apartándonos de todo pecado y de toda mala influencia que nos rodea, para que la humanidad pueda ser salva. Queridos amigos y hermanos, recordemos que hemos sido rescatados gracias a la obra y la gracia de nuestro Señor, no por la obra de nuestras manos, sino por Él. Amén.

...
Dios abomina al perverso
El que hiciere hoyo caerá en él
Compártelo usando uno de los siguientes iconos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.