Creemos esto

Luego de su crucifixión y resurrección, Jesús dejó instrucciones a los apóstoles para continuar la buena obra del Señor, pero también les dejó saber de las persecuciones que iban a sufrir por causa de Su Nombre.

Ante el hecho maravilloso de que el evangelio se estaba llevando a los gentiles y muchos se convertían, surgió la discusión de que los que no se circuncidaban conforme al rito de Moisés no serían salvos, a lo que Pedro respondió:

Antes creemos que por la gracia del Señor Jesús seremos salvos, de igual modo que ellos.

Hechos 15:11

Esta respuesta vino porque los judíos querían poner cargas sobre los gentiles que ni ellos mismos podían llevar. Entonces Bernabé y a Pablo, hablando de las señales y maravillas Dios hacía para los gentiles, y Jacobo concluye que la salvación de las almas no depende de estos rituales, más bien es por gracia.

De manera que, es por la gracia del Señor Jesús que somos salvos, no por obras ni rituales que hagamos. ¿Quiere decir esto que puedo vivir como yo quiera? En ninguna manera. Debemos andar rectamente en los caminos del Señor, de hecho, Jacobo hablando en este capítulo da unas recomendaciones:

28 Porque ha parecido bien al Espíritu Santo, y a nosotros, no imponeros ninguna carga más que estas cosas necesarias:

29 que os abstengáis de lo sacrificado a ídolos, de sangre, de ahogado y de fornicación; de las cuales cosas si os guardareis, bien haréis. Pasadlo bien.

Hechos 15:28-29

¿Quieres ser salvo por Su gracia? Cree y camina según la voluntad de nuestro amado Señor Jesucristo.

...
Esta es la confianza que tenemos en Él
No confíes en nadie
Compártelo usando uno de los siguientes iconos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *