Acude pronto en mi socorro Señor

Somos hijos de un Dios que nos puede ayudar y amparar, podemos ir delante de Él con oraciones y súplicas para que acuda en nuestro auxilio.

No hay un Dios tan grande como nuestro Dios, responde cuando lo llamamos, nos ayuda. Su misericordia y perdón reposan sobre nosotros, no dudemos de nuestro Dios, ya que la misma Biblia nos muestra de la grandeza divina de Dios.

Dios ha sido el socorro de muchas personas de la antigüedad, aquellos que sirvieron al Señor con el corazón, estos eran fortalecidos, no eran desamparados, ya que el Señor siempre los ayudaba.

Oh Dios, no te alejes de mí; Dios mío, acude pronto en mi socorro.

Salmos 71:12

Podemos notar que, a pesar de que el tiempo iba pasando, el salmista David, ya con avanzada edad, iba sintiendo el peso de los años sobre él, pero su fe se mantenía firme delante del Señor.

En este salmo vemos a un hombre preocupado por la ayuda de Dios, vemos a David pidiendo a Dios que le ayude porque sus enemigos no se detenían, y pide al Señor acudir pronto a su socorro.

Como hijos de Dios, no podemos perder nuestra fe, debemos seguir adelante y pidiendo al Señor que nos ayude, que aunque creamos que hemos pasado años y años batallando, nuestra esperanza siga fundada en Aquel que nos rescató. ¿Eres de aquellos que piensan retroceder?. Recuerda que Dios está contigo y no te desamparara.

...
Burger King se disculpa por publicidad que ofendió a cristianos
Eres bienaventurado cuando eres vituperado por el nombre de Cristo
Compártelo usando uno de los siguientes iconos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *