No murmuréis los unos de los otros

Cuando estamos lejos de la presencia del Señor, tendemos a fallar y a mostrar otro tipo de personalidad, ese descuido nos lleva a ser personas que ya no respetan nada, nos volvemos murmuradores de los demás.

Creemos que murmurando a nuestro prójimo es lo correcto, pero no es así, porque Dios nos está mirando. Dios no se agrada de estas acciones, es por eso que debemos acercarnos más a Dios porque no fuimos llamados para murmurar a nuestro prójimo, ni juzgarlo como muchos lo hacen, frío y sin corazón.

Es claro que nuestras luchas vienen porque tenemos uno que está siempre presto para desviarnos del camino recto, de ponernos en enemistad con nuestros hermanos por eso debemos actuar de la siguiente manera:

Hermanos, no murmuréis los unos de los otros. El que murmura del hermano y juzga a su hermano, murmura de la ley y juzga a la ley; pero si tú juzgas a la ley, no eres hacedor de la ley, sino juez.

Santiago 4:11

Santiago explica que aquellas personas que juzgan y se creen que son perfectos, estos murmuran sin compasión, no piensan en el daño que le estarán haciendo a aquellas personas contra los cuales murmuran. Esto es algo que es malo delante de los ojos del Señor.

Pero aquellos que son justos, resistid al enemigo, no miremos las acciones de aquellos murmuradores. Ignoremos a los soberbios y sigamos siendo humildes y resistiendo al enemigo, como nos sugiere Santiago en este versículo. Acerquémonos a Dios, los de doble ánimo, purifiquen sus corazones, humíllense delante del Señor y Él los exaltará.

...
Seguid la paz con todos
Bueno es Jehová a los que en él esperan
Compártelo usando uno de los siguientes iconos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *