Tardo para la ira y grande en misericordia

El amor de Dios hacia nosotros es inagotable, infinito. Su amor es tan grande que nos transforma, porque Él es tan misericordioso que aun nosotros estando en falta, Su perdón nos alcanza.

Es bueno atender al llamado de nuestros Dios a tiempo, vayamos delante de Él, presentémonos y alabemos Su nombre, acerquémonos a Él y dejemos todo lo que está mal, porque es claro que el pecado nos hace perecer.

Si somos obedientes delante de nuestro Dios y actuamos como Él nos manda, seremos librados de la ira venidera. Seamos entendidos en cuanto a Su amor y misericordia.

18 que tienes mucho amor y paciencia, y que por eso perdonas al pecador. Tú has dicho que castigas a los hijos, a los nietos y a los bisnietos, por la maldad de sus padres.

Números 14:18

En el versículo anterior Moisés estaba intercediendo por el pueblo de Israel para que Dios no los consumiera, pues los israelitas se habían rebelado contra Dios de tal manera que Dios quiso destruir al pueblo (Números 14:12). Pero Moisés apeló a la misericordia de Dios para que el pueblo fuese perdonado.

De la misma manera podemos pedir hoy a Dios que nos perdone por todos los errores que hemos cometido delante de Su presencia. Hermanos, tratemos de andar de manera recta en los caminos de Dios, pidámosle sabiduría y fuerza para no pecar, y siempre pidamos perdón si hemos cometido algún error delante de Él, para poder morar con Él por toda la eternidad.

Amémonos unos a otros
No hay Dios sino Tú
Compártelo usando uno de los siguientes iconos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *