Ofrenda grata a Jehová

La persona más importante de toda la Biblia se llama Jesucristo, y un hombre llamado Juan el Bautista tuvo el privilegio de preparar el camino del Mesías, de anunciar a Aquel del cual él no era digno de desatar sus sandalias.

Y será grata a Jehová la ofrenda de Judá y de Jerusalén, como en los días pasados, y como en los años antiguos.

Malaquías 3:4

Los primeros versos de Malaquías 3 son una respuesta de parte de Dios a la queja de su pueblo Israel, porque ellos entendían que el justo estaba siendo oprimido por el injusto, entonces, Dios les da la promesa de Juan el Bautista, quien sería el profeta elegido por Dios para preparar el camino del Mesías:

1 He aquí, yo envío mi mensajero, el cual preparará el camino delante de mí; y vendrá súbitamente a su templo el Señor a quien vosotros buscáis, y el ángel del pacto, a quien deseáis vosotros. He aquí viene, ha dicho Jehová de los ejércitos.

2 ¿Y quién podrá soportar el tiempo de su venida? ¿o quién podrá estar en pie cuando él se manifieste? Porque él es como fuego purificador, y como jabón de lavadores.

3 Y se sentará para afinar y limpiar la plata; porque limpiará a los hijos de Leví, los afinará como a oro y como a plata, y traerán a Jehová ofrenda en justicia.

En estos versos no solamente se habla de Juan, sino también de Jesús, el cual es como fuego purificador y como jabón de lavadores, denotando que Jesús vendría a purificar a su pueblo, a santificarlos y volverlos a Dios.

Y es por ello que el verso 3 nos habla de que la ofrenda de Judá será grata al Señor como en los antiguos días. No por su la justicia de Jerusalén, sino por la justicia de Cristo en la cruz salvando a pecadores.

Compártelo usando uno de los siguientes iconos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *