Cumple tu ministerio

Como hijos de Dios tenemos el compromiso de cumplir con nuestro llamado, ser responsables delante de Dios nos hace ser mejores personas y con una buena y agradable mirada del Señor hacia nosotros.

Fuimos llamados para llevar la palabra de Dios, este es nuestro gran compromiso, hacer las cosas correctas, que nuestras pisadas sean en el buen camino, dando a conocer el evangelio de salvación a aquellos que todavía no lo conocen. Honremos a nuestro Dios con el ministerio que se nos entregó.

Actuemos de buena voluntad, practiquémoslo con amor día tras día. Dios siempre nos ayudará y fortalecerá para que podamos continuar en la lucha.

En 2 de Timoteo 4:5, aquí podemos ver el mandato que se le da a Timoteo sobre el compromiso que tenía de llevar adelante este tan grande ministerio:

Pero tú sé sobrio en todo, soporta las aflicciones, haz obra de evangelista, cumple tu ministerio.

2 Timoteo 4:5

Lo primero es que, de esta forma se les comienza a hablar a este hombre: “Pero tú sé sobrio”, es decir “haz las cosas bien y en orden, ten cuidado y soporta las aflicciones”. Se le estaba aconsejando a cumplir con lo que se le había otorgado de una manera sobria.

Así vemos ver claramente, que para Timoteo llegar a cumplir su ministerio, su responsabilidad de evangelista, debía pasar por dificultades y pruebas, pero debía tener una mente fría en el Señor para poder soportar todo y cumplir correctamente.

Nosotros podemos tomar ese consejo para nosotros también. Cumplir con el compromiso que Dios nos entregó, soportando de manera sobria todas las dificultades que se nos presenten en el camino.

Compártelo usando uno de los siguientes iconos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *