Que nuestra boca se llene de Su alabanza

A pesar de todas las dificultades, todos esos sufrimientos que pasa el justo, El Señor siempre estará presente para ayudarlo, secar sus lágrimas y enseñarle cada día que Su Espíritu le acompaña.

La persona que anda en el camino de la verdad, siempre encontrará piedras de tropiezo, ya que como hijos de Dios somos probados cada día, pero recordemos que las pruebas nos hacen más fuertes y valientes.

Al leer la Biblia, nos daremos cuenta que cada uno de los hombres escogidos por Dios tuvieron que sufrir muchas luchas, siendo maltratados y perseguidos.

Es bueno no asombrarse de las luchas por las que atravesó el salmista David, todas las dificultades que tuvo que enfrentar. El siguiente salmo nos da una muestra de palabras que nos enseñan a dar gracias y cánticos de alabanzas para exaltar el nombre de Dios:

Sea llena mi boca de tu alabanza, De tu gloria todo el día.

Salmos 71:8

¿Podemos decir al igual que el salmista? Nuestra boca debe tener siempre una alabanza para nuestro Dios, debemos permanecer dando gloria a Él todo el día, no permitamos que chismes y palabras descompuestas habiten en nuestra boca.

No solo debemos adorar a Dios en los momentos buenos. En los peores momentos ahí es que debemos alabar y glorificar el nombre del Señor. ¿Hay alguien que te está haciendo la guerra? Usa tu boca para bendecirlo y pedirle a Dios que su corazón sea cambiado. ¿Llegaron las pruebas? ¡Da gloria a Dios!

Es bueno que aunque nuestras situaciones se agraven, nuestras bocas sean llenas de Su alabanza, que cantemos y exaltemos su nombre. ¡Dios es nuestro refugio!.

Compártelo usando uno de los siguientes iconos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *