Atendamos a las cosas que hemos oído

Claramente cuando escuchamos o leemos las palabras mencionadas en el título del post, el autor de esta frase nos enseña que debemos prestar atención a lo que Jesús decía, a Su palabra, porque por vía de Su palabra podemos prepararnos para reunirnos con Él en aquel gran día.

Además de ser una enseñanza, también es una advertencia a no ignorar estas palabras, ya que las consecuencias de ignorar las palabras de nuestro Amado Señor Jesucristo pueden ser desastrosas.

Cuando estamos atento a Su palabra, a todo lo que El Señor nos habla, con esto somos obedientes y estamos seguros, ya que debemos siempre estar sujetos de Él para no deslizarnos y ser arrastrados por la corrientes de la carne, el mundo y sus deseos.

Por tanto, es necesario que con más diligencia atendamos a las cosas que hemos oído, no sea que nos deslicemos.

Hebreos 2:1

“Es necesario”, “con diligencia”. Son palabras de pura advertencia a que atendamos a lo que hemos visto y oído, porque esta es nuestra esperanza, el poder seguir en pie de batalla, ser obedientes en todo. ¿Y cuáles son las consecuencias de no hacer caso a este llamado? Dice en la última parte del versículo anterior “no sea que nos deslicemos”, es decir, no sea que nos desviemos del Camino, que nos perdamos.

Hermanos en Cristo Jesús, guardemos las palabras de nuestro Amado Señor Jesucristo en nuestro corazón y practiquémoslas día a día para que nunca nos desviemos del camino de la verdad y respondamos a nuestro nombre cuando allá se pase lista.

Compártelo usando uno de los siguientes iconos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *