Encomienden sus almas al fiel Creador, y hagan el bien

Obedeciendo y estando bajo la voluntad divina de Dios, de Su cuidado, podremos soportar todo lo que venga a nuestras vidas, pues los tiempos cada día se vuelven más y más difíciles.

Es por eso que Dios es nuestro Creador, nuestro fortalecedor. Sujetémonos de las manos de Dios, encomendemos nuestras almas en las manos del Dios altísimo, ya que de esta manera podremos seguir adelante en los últimos días.

Aunque suframos, aunque tengamos que pasar todos los momentos amargos, no dudemos de nuestro Señor.  Él es quien nos sostendrá.

De modo que los que padecen según la voluntad de Dios, encomienden sus almas al fiel Creador, y hagan el bien.

1 Pedro 4:19

En este mundo pasamos muchas luchas y sufrimientos por la causa de nuestro Dios, pero esto no es motivo para rendirnos, y ¿qué debemos hacer ante todo esto?, la respuesta está en el versículo que acabamos de ver, y es encomendar nuestras almas a Dios.

No podemos dejar de hacer el bien por las dificultades que se nos presentan. Recordemos que actuamos bajo la voluntad de Dios, y aun el sufrimiento sirve para fortalecernos, para refinarnos como el oro.

¿Te encuentras tú también en pleno sufrimiento en los caminos del Señor? Entonces sigue encomendado tu vida en las manos del Creador, y continúa haciendo el bien, no importa lo difícil que sea.

Compártelo usando uno de los siguientes iconos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *