Nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con Él

Como fieles seguidores de la palabra de Dios, debemos recordar que aquel día cuando nuestro Señor fue crucificado, ahí fue también donde nuestras vidas fueron liberadas, morimos juntamente con Él.

El sacrificio de Cristo en la cruz nos hizo entender lo importante que éramos delante del Señor, Su amor trajo libertad a nuestras vidas, pues, dejó todo lo que tenía en los cielos para venir a este mundo a humillarse hasta lo sumo, ser maltratado, cargar una cruz en su hombro y ser crucificado para darnos salvación.

Hermanos en Cristo Jesús, estamos pasando luchas y teniendo debilidades en nuestros día a día, pero les tengo una muy buena noticia: El Señor viene pronto y es para que también así como morimos con Él en la cruz, resucitemos con Él el día de Su venida.

sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado.

Romanos 6:6

Nuestro viejo hombre, es decir, nuestra antigua manera de andar, las cosas malas que hacíamos antes, esa manera de vivir fue clavada en la cruz del calvario, ¿para qué?, para que dejemos de vivir para el pecado, para que seamos renovados, transformados, y seamos luz en medio de este mundo de tinieblas.

El ser una nueva persona en la presencia de Dios, nos hace sentir más confiados, actuando con amor y la libertad de poder decir que somos hijos de Dios y que esperamos la venida del Señor, donde los que estén muertos resucitarán y los que queden vivos serán transformados.

Esta es la gran promesa, que si morimos con Cristo, también viviremos con Cristo por los siglos de los siglos.

Compártelo usando uno de los siguientes iconos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *