La religión pura y sin mácula

¿Cómo debe ser nuestra vida en el Señor? Santiago comienza dando un ejemplo de lo que es llevar bien el evangelio de Cristo, y nos señala la forma correcta de servir al Señor, que consiste en visitar a los enfermos, a las viudas, a los ancianos en sus dificultades, y andar en los caminos del Señor sin manchas y sin arrugas.

Asistir al templo y sentarse en un asiento y escuchar a otras personas hablar de la Palabra de Dios no es malo, pero lo que veremos en el versículo central de este artículo es a Santiago hablando ser solidarios con los demás, que si somos hijos de Dios mostremos la obra de Cristo, llevando sanidad y salvación a diferentes lugares, a hogares donde hay personas que necesitan tanto material como espiritual. Esta es la verdadera religión sin mácula delante de Dios.

La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta: Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y guardarse sin mancha del mundo.

Santiago 1:27

En los evangelios Jesús nos hablaba de darle de beber al que tiene sed, darle comida al que tiene hambre, darle vestido al que no tiene ropa. También Santiago nos pone otro ejemplo en el versículo que acabamos de ver, donde nos insta a visitar a los huérfanos y a ls viudas en sus momentos malos, y también habla de “guardarse sin mancha del mundo”. Sí, debemos mostrarnos puros ante el mundo, porque de nada nos sirve estar llenos de buenas obras y que el pecado habite en nosotros.

De manera que, debemos ser hacedores de la obra de Dios, pero al mismo tiempo debemos cuidarnos del pecado, no permitir que éste llegue a nosotros y no seamos piedra de tropiezo a los demás, sino que sirvamos a Dios en todo el sentido de la palabra, tanto con buenas obras como obedeciendo la palabra para cuidarnos de pecado.

Compártelo usando uno de los siguientes iconos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *