Una salvación tan grande

Al iniciar este artículo, comenzaremos hablando de la definición de “regalo”. Bueno, podemos decir claramente, que ya sea un hombre o una mujer que regale, si estas personas en realidad sienten amor uno por el otro, pues por más sencillo que sea el regalo, éstos los recibirán sin ningún problema.

Si nosotros simples humanos sentimos ese tipo de amor, como dijimos en el ejemplo anterior, hay alguien sobrenatural, que sobrepasa todo, que Su amor es infinito, es pleno y verdadero, Su amor nunca se acaba. Su sacrificio en la cruz fue para que podamos tener nuestra salvación y es por eso que no debemos descuidar esta salvación tan grande:

1 Por tanto, es necesario que con más diligencia atendamos a las cosas que hemos oído, no sea que nos deslicemos.

2 Porque si la palabra dicha por medio de los ángeles fue firme, y toda transgresión y desobediencia recibió justa retribución,

3 ¿Cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande? La cual, habiendo sido anunciada primeramente por el Señor, nos fue confirmada por los que oyeron,

4 testificando Dios juntamente con ellos, con señales y prodigios y diversos milagros y repartimientos del Espíritu Santo según su voluntad.

Hebreos 2:1-4

Esta escritura es un llamado a que recordemos lo que se nos ha enseñado para que no nos salgamos de los caminos del Señor. También nos recuerda del regalo tan grande que recibimos, el cual es la salvación, y nos hace un llamado a no descuidarla.

Atendamos al llamado de Jesús, a estas palabras fieles y verdaderas que fueron traídas para que así podamos ser dirigidos, y hacerlo sin deslizarnos. Seamos cautos y sabios porque este es un tesoro dado por el Señor y no lo podemos descuidar.

Compártelo usando uno de los siguientes iconos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *