Bienaventurado es el hombre a quien Dios castiga

Hermanos, no veamos con mal agrado el castigo que Dios envía algunas veces a nuestras vidas, o esas pruebas, porque si el castigo o la prueba llega es porque nuestro Dios nos ama, Su corrección nos enseñará y nos ayudará a ser mejores hombres y mujeres de Dios.

Siéntete bien cuando seas corregido por Dios, cuando lleguen las pruebas, ya que a través de esto aprenderás y verás que Dios es bueno, que lo que Dios quería hacer contigo era algo en especial.

He aquí, bienaventurado es el hombre a quien Dios castiga; Por tanto, no menosprecies la corrección del Todopoderoso.

Job 5:17

Estas fueron palabras que Elifaz pronunció para Job después que Job maldijo el día en que nació. Cualquier persona en la posición de Job hubiera hecho esto y mucho más. Es más, la esposa de Job en medio de esa situación le dijo: “Maldice a tu Dios y muérete”. Por eso Job es admirado, porque aunque maldijo el día de su nacimiento, Job permaneció íntegro delante de Dios.

Otra persona podría pensar “De qué sirve servir a Dios si de todas formas las calamidades llegarán a mi vida”. Debemos aprender de la historia de Job. Aunque llegó una prueba muy dura, Job fue recompensado al doble al final de su jornada por permanecer recto delante de Dios.

Por eso es que en medio de esos momentos debemos pensar la enseñanza que Dios nos quiere dar. A veces es bueno que pasen cosas como esas para que recordemos que dependemos de nuestro Dios. A los ojos de los amigos de Job, éste estaba siendo castigado por algún pecado. Pero no era así. Es por eso que debemos dar gloria a Dios por todo, porque aun el más justo muchas veces tiene que pasar por este tipo de pruebas.

Hermanos, pidamos nuevas fuerzas a Dios para poder soportar estos momentos difíciles así Job. Pidamos siempre fuerzas y sabiduría para poder resistir hasta el final y vencer.

Compártelo usando uno de los siguientes iconos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *