Donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad

Es bueno que podamos reconocer que si somos libres es porque Su Espíritu está en nosotros, porque ciertamente donde está Su Espíritu, Él también está, y somos libres por esto, porque cuando Dios entra a la vida de una persona, esta cambia por completo.

Cuando somos libres por el Señor, es porque Él está presente en nuestras vidas, esto hace que la paz del Señor reine todos los días en nuestros corazones, ya que cuando no tenemos a Dios, no habrá libertad, ni paz, todo andará mal en la vida del ser humano.

Es bueno que procuremos que Su Espíritu nos acompañe, pidiéndole a Dios que Su Santo Espíritu no se aparte de nosotros.

En la segunda carta a los Corintios encontramos unas palabras acerca de esta gran verdad, de que debemos caminar bajo Su Santo Espíritu. Veamos:

Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad.

2 Corintios 3:17

El apóstol Pablo habla claramente de que el Espíritu de Dios es nuestro consuelo, que en Él recibimos libertad. Qué bueno es cuando tenemos a un Dios cuyo Espíritu nos acompaña en todos los momentos, enviándonos libertad divina a través de Él.

Esta es la verdadera libertad de la cual habla el apóstol, no hay una libertad como esta, la del Padre que nos libra de todas artimañas del enemigo, trayendo paz y gozo a nuestras vidas.

Hermanos, alabemos Su Santo Nombre, porque Él es quien trae aliento a nuestras vidas, en Él debemos regocijarnos, porque Su Espíritu nos hizo libres. Glorifiquémosle porque Su poder nos hace más fuertes.

Compártelo usando uno de los siguientes iconos:

1 comment on “Donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *