Señor, a Ti siempre clamo porque sé que Tú escuchas mi oración, de mañana cuando invoco Tu nombre, pues ahí estás para darle aliento a mi espíritu, por eso vengo a Ti dispuesto a alabar Tu Santo Nombre.

Mi espíritu se fortalece cuando voy a Ti, por eso mi corazón se alegra cuando clamo a Ti, vengo a Ti cada mañana, a cada momento rindo delante de Ti mis oraciones, aun cuando te fallo voy delante de Ti y Tú me perdonas y me haces más fuerte.

Oh Señor cada día soy tentado por mi enemigo, pero confió en Ti porque Tú eres quien me ayuda a seguir adelante, eres Tú Señor quien guía mi camino.

Por Tu gran misericordia para con mi vida, por tu enorme bondad y Tu fidelidad, por eso no me canso de glorificar Tu nombre, así como David oraba a Ti, que iba humillado delante de Ti y se postraba con adoración. Veamos algunas palabras que pronunció David delante de nuestro Dios:

Por amor de tu nombre, oh Jehová, Perdonarás también mi pecado, que es grande.

Salmos 25:11

El salmista David se sentía mal cuando fallaba al Señor, por eso iba delante del Señor implorando el perdón y la dirección de Dios.

Para el salmista nada de lo que había a su alrededor importaba, porque él solo quería que el Señor le perdonara por haberle desobedecido y por eso que su corazón se encontraba en gran aflicción.

Así que, cuando tengas tu corazón abatido, ve delante del Señor y haz una gran oración pidiendo el perdón y la dirección de Dios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *