Dios está tocando la puerta de tu corazón, ábrela y Él entrará

No rechacemos al que conoce todas las cosas de nosotros, Aquel que nos quiere ayudar, que nos quiere librar del pecado y de la muerte, seamos obedientes ante Él.

El Señor quiere entrar en nuestros corazones para cambiar de todo nuestro interior, para que pasemos de muerte a vida, y de tinieblas a luz, para que seamos herederos de las promesas que se encuentran en Su palabra.

Dios quiere entrar en nuestras vidas para transformarnos, para que dejemos nuestra vieja vida, para que podamos distinguir entre lo bueno y lo malo que está a nuestro alrededor.

No ignores Su llamado, abre la puerta de tu corazón y Él hará que tu vida sea diferente. Sé obediente en todo, escucha su voz con espíritu humilde.

En el libro de Apocalipsis, nos encontramos unas palabras poderosas que Dios estaba dando a  la iglesia de Laodicea:

19 Yo reprendo y castigo a todos los que amo; sé, pues, celoso, y arrepiéntete.

20 He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.

21 Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono.

22 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.

Apocalipsis 3:19-22

Este es un llamado que Dios le estaba haciendo a esta iglesia, les estaba llamando para que se arrepientan y hagan las cosas bien delante de Dios. El Señor estaba viendo las malas obras y lo envanecidos que estaban delante de Dios, por eso Dios les llama al arrepentimiento y les hace un llamado a escuchar su voz e ir en pos de Él.

No ignoraremos el llamado de Dios, Él conoce todas nuestras obras, Dios quiere librarnos de toda maldad del enemigo, Dios quiere restaurar nuestras vidas, atendamos a Su llamado. Dios está a la puerta, escuchemos Su voz y arrepintámonos de nuestros malos caminos, y Él sanará nuestro corazón.

Compártelo usando uno de los siguientes iconos:

1 comment on “Dios está tocando la puerta de tu corazón, ábrela y Él entrará

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *