La Biblia está llena de promesas, palabras fieles y verdaderas que son dadas por el Señor para que por medio de la fe y el amor podamos creer en el Señor con todo el corazón.

Cada día que pasa, debemos acercarnos más y más al Señor, porque Dios da recompensa a todo aquel que le sigue y hace Su voluntad, una recompensa maravillosa, ya que es duradera y de gran provecho para nuestras vidas.

De nuestro Dios recibimos sabiduría, somos cuidados por Él, somos bendecidos en gran manera, y nunca nos hace falta el pan. Este es nuestro Dios que cada día nos ayuda a seguir adelante.

Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.

Hebreos 11:6

Está muy claro que por la fe creemos que Él existe, ya que esta fe nos hace agradar en gran manera a Dios, esta fe nos hace sentir seguros en el Señor.

Por eso es bueno que siempre busquemos estar cerca de nuestro Dios, porque solo Dios puede sustentar nuestra fe, ya que aparecen momentos en los cuales nuestra fe se debilita.

El autor de este libro nos insta a cada día creer en el Señor con todo nuestro corazón, teniendo fe y seguridad de que Él está con nosotros, ya que creyendo en Él y acercándonos a Él podremos recibir Su gran amor y misericordia, por su gran bondad divina. Dios es maravilloso, creamos siempre en Él y no dudemos de sus grandes bendiciones.

This article has 1 Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *