Tenían todo a su alcance y no conocieron al Salvador

¿Qué podemos decir de Jesús? Este transciende la simpleza de nosotros los mortales, puesto que en Él radica la perfección misma, toda la sabiduría, santidad. Si en una balanza ponemos todo lo “puro” de este mundo y en la otra “solo” ponemos a Jesús, te aseguro que toda nuestra pureza quedaría en tierra.

La Biblia nos dice en el libro de Juan capítulo 1 que Jesús siendo Dios vino y se humilló , convirtiéndose en hombre, entregando Su vida por nuestros pecados presentes y futuros.

¿Sabes todas las personas que pudieron caminar junto a Jesús en este mundo? Sin embargo, gran parte de ellos, teniendo todo a su alcance, no conocieron a Su Salvador, no conocieron a Jesús.

Oh amigos, ¿Recuerdan a aquellos quienes iban caminando con el mismo Jesús resucitado de camino a Emaús? Ellos andaban con Jesús, pero no sabían que ese era Jesús.

¿Estamos cometiendo el mismo error? ¿Tenemos todo a nuestro alcance y aún así no estamos conociendo a nuestro Salvador? Esta es una pregunta que debemos hacernos en esa intimidad cuando estamos a solas con nosotros mismos.

Vivimos en un mundo donde el hombre está pendiente de la fama, y esto incluye a muchos dentro del cristianismo, que por ir tras lo equivocado, teniendo a Jesús de frente ni siquiera tienen tiempo suficiente para verlo.

¿Sabías que el sumo sacerdote Caifás tuvo al mismo Jesús, al Salvador del mundo, frente a sus ojos? Sin embargo, este prefirió acusar al Maestro en vez de seguirle.

Examinemos nuestras vidas, y busquemos si realmente estamos viendo a Jesús a nuestro lado.

Quizás también te interese:

Quizás también te interese:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *