Alabaré al Señor en mis peores necesidades

¿Quién es aquel que nos bendice, que nos ayuda cada día, que da fuerzas a todo el que la necesita?. ¿Quién es aquel que da pan al hambriento, agua al sediento, que suple a las viudas, y al enfermo sana sus dolencias, y que cuida a todos los que en Él confían?. Es Dios, que siempre va con nosotros, alabemos Su nombre.

Alabemos a Dios sin importar la circunstancia, alabemos a Dios aunque en nuestros hogares no haya alimentos, alabemos al Señor aunque nuestros corazones estén afligidos, demos gracias por todo porque Dios es grande y digno de suprema alabanza. Dios conoce todo de nosotros, conoce todas nuestras necesidades, glorifiquemos Su nombre sin importar la prueba que estemos pasando.

Su trono está encima de nosotros, alabemos porque el Dios de los cielos no se olvida de Sus hijos, demos gracias a Dios porque en Su infinita misericordia Él se acuerda de nosotros, nos llena de Su infinito amor, alienta nuestro ser, nos restaura, y Sus bendiciones caen sobre nosotros en el momento que Él ha determinado.

Tenemos un ejemplo de las proezas de Dios, del milagro de Dios en el desierto con el pueblo de Israel:

32 Y dijo Moisés: Esto es lo que Jehová ha mandado: Llenad un gomer de él, y guardadlo para vuestros descendientes, a fin de que vean el pan que yo os di a comer en el desierto, cuando yo os saqué de la tierra de Egipto.

33 Y dijo Moisés a Aarón: Toma una vasija y pon en ella un gomer de maná, y ponlo delante de Jehová, para que sea guardado para vuestros descendientes.

34 Y Aarón lo puso delante del Testimonio para guardarlo, como Jehová lo mandó a Moisés.

35 Así comieron los hijos de Israel maná cuarenta años, hasta que llegaron a tierra habitada; maná comieron hasta que llegaron a los límites de la tierra de Canaán.

Éxodo 16:32-35

Cuando el pueblo de Israel se quedó sin recursos, reclamaban a Moisés por haberlos sacado al desierto a morir, ya que no les quedaban alimentos. Pero el Señor les mandó alimentos y fueron saciados y así fue hasta que llegaron a la tierra prometida.

El poder de Dios se manifiesta en gran manera, por eso confiemos en el Señor y todas nuestras dificultades serán resueltas a su tiempo. Dios es bueno.

Quizás también te interese:

Quizás también te interese:

1 comment on “Alabaré al Señor en mis peores necesidades

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *