Acción de gracias por la justicia de Dios

La acción de gracias a Dios es parte de ser una persona que se siente totalmente agradecida por las obras poderosas que Dios ha hecho en su vida. Dios es justo y practica la justicia, nuestro Dios no se equivoca.
Su justicia es buena, no hay nadie como nuestro Dios justo y verdadero, Su justicia es para siempre así como Él es eterno, ¡oh! cuán grande y poderoso es nuestro Dios.

Nuestro Dios nos respalda cuando necesitamos  Su justicia, en la Biblia existen varios ejemplos de cómo la justicia de Dios actuaba con Sus hijos. De la misma manera Su justicia siempre está con nosotros.

1 Te alabaré, oh Jehová, con todo mi corazón; Contaré todas tus maravillas.

2 Me alegraré y me regocijaré en ti; Cantaré a tu nombre, oh Altísimo.

3 Mis enemigos volvieron atrás; Cayeron y perecieron delante de ti.

Salmos 9:1-3

En el primer verso el salmista David expresa la manera en que alabará a Dios y hablará de Sus poderosos hechos. «Cantaré de Tus maravillas». Esto no es más que una acción de gracias a través de sus adoraciones a Dios, entregando todo lo que él es en adoración delante de Dios.

En el segundo versículo nuevamente dice que cantará al Altísimo. Los cánticos que el salmista David dedicaba a Dios eran puros y con todo su corazón. Este hombre se entregaba a Dios porque él sabía que todo lo que necesitaba lo encontraba en el Señor.

En el tercer versículo cuenta lo que aconteció con aquellos que procuraban el mal para él. Solo Dios es quien tiene nuestra justicia en sus manos, solo en Él debes confiar con todo tu corazón, dar lo mejor de ti hacia Dios y reconocerle en todo.

Quizás también te interese:

Quizás también te interese:

2 comments on “Acción de gracias por la justicia de Dios

  1. Muchas gracias por tomarse el tiempo de elaborar y compartir estas hermosas reflexiones Dios supla todo lo que necesiten para que nunca falte el alimento espiritual a tantos necesitados de el.

  2. 09-06-202
    Buen día!
    Solo Dios merece nuestra alabanza y gratitud.
    El es fiel en sus promesas, en suplir nuestras necesidades, sobre todo nos cuida del peligro y maldad.
    El es El único que nos ama con un amor incondicional que dio a su único Hijo Jesús para que muriera por nosotros para poder ser salvos de nuestros pecados si seguimos sus estatutos.
    Alabado se su Nombre por los confines de toda la tierra! Amén, Amén y Amén.
    Feliz día! Dios les cuide y bendiga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *