Jesús, el pan de vida

Juan 6 es un excelente intento de parte de Jesús de llevar a sus discípulos a pensar más allá de lo terrenal, a forjar en ellos un carácter que piense en las cosas celestiales, pues, ellos debían tener claro que su ciudadanía no era terrenal.

35 Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás.

36 Mas os he dicho, que aunque me habéis visto, no creéis.

37 Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene, no le echo fuera.

38 Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió.

Juan 6:35-38

Antes de Jesús decirle a sus díscipulos que Él era el pan de vida, les hizo referencia de cómo Dios alimentó con maná del cielo al pueblo de Israel, sin embargo, es lógico que ellos no fueron saciados con dicho pan, ya que era terrenal.

Ahora, el pan que Jesús les ofrece es un pan que aquel que lo coma nunca más tendrá hambre. En pocas palabras, todo aquel que coma de ese pan, no tendrá que buscar sus necesidades en otro sitio, sino que su refugio será unicamente Dios. ¿Ya comiste de ese pan? Te invitamos, es gratuito.

¿Sabes quién es ese pan? Ese pan es Jesús, y se ofreció en la cruz por ti y por mí, para que en Él tengamos vida eterna.

Quizás también te interese:

Quizás también te interese:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *