La transfiguración del Señor

La transfiguración fue un momento de sorpresa y muy especial para los discípulos en ese momento, ya que la gloria de Dios fue mostrada a través una nube. Pero algo que nos llama poderosamente la atención fue esa voz magnífica que les habló en ese momento.

Pero es bueno que leamos Mateo capítulo 17 en sus versos 5 al 8, aquí podremos ver lo que aconteció con claridad aquel día de la transfiguración de Jesús:

5 Mientras él aún hablaba, una nube de luz los cubrió; y he aquí una voz desde la nube, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia; a él oíd.

6 Al oír esto los discípulos, se postraron sobre sus rostros, y tuvieron gran temor.
7 Entonces Jesús se acercó y los tocó, y dijo: Levantaos, y no temáis.

8 Y alzando ellos los ojos, a nadie vieron sino a Jesús solo.

Mateo 17:5-8

Dice la biblia que mientras El Maestro hablaba con los discípulos, una nube lo cubrió, me imagino a los discípulos asombrados en ese momento al ver aquella nube cubrirlo, en verdad es un momento maravilloso, pero de la misma manera un momento de temor, al ver estas maravillas de nuestro Dios poderoso.

También en estos versos podemos ver que de repente se escucha una voz, que decía «Este es mi hijo amado, en quien tengo complacencia, a El oídle». Esto nos dice que los discípulos debían cada día confiar en El Señor de todo corazón, creer en todo lo que Él dijera, escuchar Su voz, obedecerlo en todo.

Es magnífico poder contemplar esta enorme presencia del Padre celestial, nuestro Dios poderoso, que al ver Sus poderosas obras nos maravillamos y ante Él caemos de rodillas.

Quizás también te interese:

Quizás también te interese:

1 comment on “La transfiguración del Señor

  1. 08-20-2020
    Buen Día!
    Muy claro esta que debemos de escuchar, tener fe y obedecer todo lo que el Hijo de Dios nos pide. También debemos de alabar a nuestro Señor por todas sus maravillosas obras, esto incluye nuestra vida, salud, alimentoY y todo lo que necesitamos.
    Solo el es digno de alabanza y agradecimiento.
    Alabado y glorificado sea nuestro Rey de Reyes y Señor de Señores, sea su nombre bendito hoy y siempre.
    Amén, Amén y Amén.
    Feliz día! Dios les cuide y bendiga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *