Enciende tu luz, la luz de Cristo, para que otros la puedan ver

Tu luz debe estar siempre en la posición más alta, esta luz es la luz de Cristo, porque cuando estamos en Su Palabra somos alumbrados por ella, y en medio de la oscuridad ella se enciende para que podamos ver, Cristo es nuestra luz en medio de las tinieblas.

El ser luz de Cristo no es para que la tengamos oculta, sino para que otros puedan ver que Cristo vive y mora en nosotros, y así las demás personas podrán ver que Cristo también puede entrar en sus vidas, por eso seamos luz.

Dar ejemplo ante todo tipo de circunstancia es lo mejor, porque en cualquier lugar donde nos encontremos, damos a conocer Su luz, y de esta forma las personas también podrán notar que Cristo que está en nosotros.

Por eso citaremos un verso muy importante en el libro de Mateo que nos habla acerca de esta luz. Veamos:

15 Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud,
sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa.

16 Así alumbre vuestra luz delante de los hombres,
para que vean vuestras buenas obras,
y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.

Mateo 5:15-16

Jesús nos habla claramente y pone por ejemplo una lámpara, esto para que los discípulos y la multitud pudiera entender este ejemplo acerca de la luz.

Jesús les dice que para que una lámpara alumbre debe estar a cierta altura para poder alumbrar y que todos puedan ver. Si por el contrario la colocas debajo de una mesa, nadie podrá ver porque todo estará oscuro. Con esto Jesús te quiere decir que nosotros como su luz debemos tenerla en alto para que los demás puedan ver en la oscuridad, y así podamos enseñar acerca de la obra de Dios en nuestras vidas a los demás.

Quizás también te interese:

Quizás también te interese:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *