En Dios está acallada mi alma, de Él viene mi salvación

Dios es nuestro salvador, nos diseñó desde ante de la fundación del mundo y merece la gloria y la honra de toda su creación.

En Dios nos encontramos más que seguros, aunque vengan tormentas y dificultades, no desmayamos porque Dios nos sostiene y nos guarda día tras día, no hay muros ni barreras que nos detenga.

En todo momento debemos estar confiados y creer que su misericordia nos guiará y nos guardará siempre, porque no hay tinieblas que nos puedan hacer frente, su luz nos alumbra en valles de oscuridad, porque nuestras almas están acalladas en El Señor.

¿De quién viene la salvación sino de Dios? No hay otro en el cual podamos estar seguros. Solo Dios es quien nos da seguridad y permite ver su maravillosa salvación, esta salvación que nos llena de vida y confiamos en ella, porque fiel es Aquel del cual viene nuestra salvación.

En Dios solamente está acallada mi alma; De él viene mi salvación.

Salmos 62:1

Estas palabras son muy alentadoras, la expresión del versículo anterior nos motiva a confiar y a creer en su divina salvación.

Estas palabras podemos pronunciarlas con mucha seguridad, porque tendremos paz en el Señor. No creamos que las adversidades son más grandes que nuestro Dios que está delante de nosotros. A veces la duda nos puede visitar, pero si estamos seguros en el Señor, esa duda se ira rápido de tu vida.

Recordemos algo muy importante, debemos tener palabras de honra cada día para nuestro Señor, que cuando oremos podamos también mencionar y decir esta palabras de verdad, de peso, que con autoridad podamos decir «Oh Señor, de Ti viene mi gozo, mi refugio y mi salvación, porque solo en Ti está acallada mi alma, solo en Ti puedo confiar plenamente porque Tú eres el Dios de mi salvación».

Quizás también te interese:

Quizás también te interese:

1 comment on “En Dios está acallada mi alma, de Él viene mi salvación

  1. Buen día!
    Señor solo en ti confío!“
    Como dice un versículo en La Santa Biblia: Yo me acosté, dormí y desperté, porque Jehová me sostuvo.
    Alabado, bendecido y glorificado sea el nombre the nuestro Dios. Amén, Amén y Amén.
    Feliz día, Dios more en nuestros corazones y nos bendiga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *