Debemos estar preparados

La Palabra de Dios debe ser nuestro libro principal, el cual debemos estudiar arduamente para conocer más y más a Dios, y es que en la Biblia encontramos historias para cada situación y además, nuestro Señor Jesús también nos dejó parábolas que nos pueden hacer reflexionar en los días del fin, por ejemplo, la parábola de las diez vírgenes.

Mateo 25 nos habla de 10 vírgenes, cinco prudentes y cinco insensatas. Estas diez vírgenes tenían algo en común y es que todas estaban esperando al esposo, el problema es que solo cinco entendían que realmente el esposo vendría.

Trasladar esta parábola a nuestros días es algo muy favorable, puesto que dentro de nuestras iglesias existen estos dos grupos y la gran pregunta es: ¿Estamos esperando realmente al Señor? Muchos dirían que sí, pero esto va más allá de un simple sí, en definitiva, ¿está llena de aceite nuestra lámpara para que recibamos al Señor?

Debemos estar preparados, pues Jesús finaliza esta parábola diciendo:

10 Pero mientras ellas iban a comprar, vino el esposo; y las que estaban preparadas entraron con él a las bodas; y se cerró la puerta.

11 Después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: ¡Señor, señor, ábrenos!

12 Mas él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco.

13 Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir.

Mateo 25: 10-13

Debemos comprender que el cristianismo es algo serio. Las vírgenes imprudentes supuestamente estaban esperando al esposo, pero no estaban preparadas para recibirle. De la misma manera, debemos entender que no sabemos el día ni la hora en que ha de venir el Hijo de Dios, por lo cual, debemos estar preparados, buscando a Dios con todo nuestro corazón, para que no nos sorprenda su venida.

Quizás también te interese:

Quizás también te interese:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *