Como seres humanos y creación de Dios, a veces nos volvemos ignorantes, ya que existen momentos difíciles en el camino, no solo para los hijos de Dios, sino para todo el mundo.

Hoy en día podemos ver personas que viven en las calles, otras que lo tenían todo y por un error perdieron todo. Pero esto no termina aquí, y es que no podemos juzgar a las personas que han pasado este tipo de procesos porque tú también podrías caer en el mismo error.

Cuando veas a una persona pasando pasando por tal dificultad o a alguien que vive en la calle, no lo ignores, si puedes ayúdale, dale de comer, no mires su error. Dios está en el cielo y él mira tu intención, Él te recompenzará. La Biblia dice en Proverbios 19:17 que el que da al pobre, a Dios le presta.

Si el que te aborrece tuviere hambre, dale de comer pan,
Y si tuviere sed, dale de beber agua;

Proverbios 25:21

Haz el bien sin mirar a quien, no importa que sea tu enemigo, solo actúa en bien, haz como dice la palabra. ¿Tienen hambre? Dales de comer. ¿Tienen sed? Dales de beber, olvida que esa persona te aborrece, porque con estos hechos estás teniendo misericordia de tu prójimo aún siendo tu enemigo.

Muchas personas no lo hacen por temor, otros porque creen que lo están haciendo bien al ignorar o juzgar a estas personas que tienen dificultad y que viven en las calles, otros simplemente le gusta hacer el bien para ganar elogio por los demás, también tenemos a los que están falta de humildad, y a estas personas Dios las mira desde lejos.

Porque ascuas amontonarás sobre su cabeza,
Y Jehová te lo pagará.

Proverbios 25:22

Por eso es bueno no mirar lo que darás, solo haz el bien y Dios te dará tu recompensa. Dios también te ayudará en tu dificultad o prueba, no por el favor que hiciste, sino porque no juzgaste a aquella persona, sino que tuviste misericordia. Dios es fiel y te dará las fuerzas para que puedas seguir adelante.

Así. Que si ves una persona en las calles que necesita de ti, no te olvides de él, ni voltees la cara. Haz el bien.

Nuestro último video

Oración para cuando estás afligido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *