Jesús es el único que puede ofrecer descanso a millones y millones de personas en todo el mundo, y lo mejor de todo es que el descanso que Jesús ofrece es gratuito. Lo más impresionante es que no somos merecedores de este descanso, aún así, la invitación está abierta para que disfrutes de este descanso:

28 Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.

29 Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas;

30 porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.

Mateo 11:28-30

Posiblemente ese sea uno de los versos más mencionados o citados en la iglesia, pero, ¿entendemos la magnitud de las palabras dichas por Jesús? Lo primero es que, Jesús no lo dice a un grupo con privilegios, Jesús dice “todos”, esto quiere decir, que sin importar tu complexión física, raza, nacionalidad, etc, esta invitación es para todo aquel que esté trabajado y cargado.

El libro “El progreso del peregrino” de John Bunyan, trata sobre la historia  de un hombre que tenía muchas cargas y emprendió un camino y al final se libró de todas ellas. Este es el descanso que ofrece Jesús, no un descanso de saldar tus deudas o de sanarte (aunque el es poderoso para hacerlo), pero aquí se está hablando del descanso del alma, por eso Jesús dijo:

y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.

Juan 8:32

Jesús nos ofrece este descanso, la libertad de nuestra alma, y ya no tener que ser más esclavos del pecado que nos asedia. Y no solo nos ofrece descanso, sino que en medio de la tempestad está con nosotros y esto es lo que hace que la carga sea ligera.

Nuestro último video

Oración para cuando estás afligido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *