Somos el pueblo de Dios, como la misma Biblia lo describe: Nación santa, real sacerdocio, pueblo adquirido por Dios. Somos propiedad de Dios, pertenecemos a Él y a nadie más. Él es nuestro dueño y Señor, y por ende es importante que sepamos aquellas cosas que la Biblia nos dice que somos, para que tengamos una identidad en el Señor.

Somos la sal de la tierra

La sal tiene ciertas propiedades que si las quitas, entonces deja de ser sal. Lo mismo pasa con nosotros los cristianos, somos la sal de esta tierra, los que le damos sentido. Somos los encargados de transmitir el mensaje de salvación para las vidas de los habitantes de este mundo y precisamente por eso Jesús nos dice que somos la sal de este mundo:

Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres.

Mateo 5:13

Somos sal, no permitamos que este mundo nos desvanezca a nosotros, salemos nosotros a este mundo.

Somos la luz del mundo

Somos la luz, somos los que alumbramos la oscuridad absoluta de este mundo. Somos aquellos que con nuestro mensaje de vida y  nuestras obras mostramos al mundo que en nosotros hay luz y que ellos pueden ser alumbrados por ella.

Jesús dijo:

14 Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder.

15 Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa.

16 Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.

Mateo 5:14-16

Algo que nunca hacemos es tomar una lámpara y esconderla, al contrario, la colocamos visible, en un lugar donde alumbre todo el lugar. Demostremos al mundo que en nosotros hay luz y que esa luz se llama Jesús, quien es suficiente para alumbrar aún en la más densa oscuridad.

Somos hijos de Dios

La Biblia nos dice que somos hijos de Dios y que mediante Cristo tenemos una heredad en los cielos.

Tenemos un Padre Celestial, el cual nos escucha tanto en momentos difíciles como en los buenos y que nunca está ocupado como para no atendernos.

El apóstol Pablo dijo:

26 pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús;

27 porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos.

Gálatas 3:26-27

Somos hijos de Dios, entonces debemos vivir diferente y actuar como tales.

Nuestro último video

Oración para cuando estás afligido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *