David, rey de Israel, gran salmista, un hombre conforme al corazón de Dios; son muchas las cosas que podríamos decir sobre él, de sus batallas, de sus palabras en la angustia y de las victorias. Y cómo olvidar cuando venció al gigante Goliat bajo el poder de Dios. Lo más importante de todo es, que aunque era un hombre que fallaba, era también un hombre que sabía dar gloria a Dios.

David entona un cántico a Dios en el libro de Samuel:

Porque ¿quién es Dios, sino sólo Jehová?
¿Y qué roca hay fuera de nuestro Dios?

2 Samuel 22:32

¿Quién es Dios? David había probado ya quién era Dios, puesto que este había visto la obra poderosa de Dios en batallas, cuando venció a Goliat, vio muchas veces como Dios ponía a sus enemigos a sus pies. Entonces David pregunta: ¿Quién es Dios? Y no es que él no tenga la respuesta, pero antes de pasar a la respuesta de David, yo te pregunto: ¿Quién es Dios? o ¿quién es Dios para ti?

¿Quién es Dios para nosotros? Es la pregunta que debemos hacernos, porque hemos visto grandes obras de Dios en nuestras vidas y eso a veces se nos olvida y perdemos la visión de quién es Dios.

David responde a su pregunta y dice: “sólo Jehová”. Esto quiere decir, que solo hay un Dios, que no existe lugar para otros dioses, solo existe un Dios verdadero el cual es Jehová el Señor. En palabras más comprensibles, David está diciendo: “¿Quién es Dios? Sólo Jehová, así que lo siento, fuera de Él no hay otro Dios”.

Más adelante dice: ¿Y qué roca hay fuera de nuestro Dios? Amigos, Jesucristo es la roca, y fuera de Él no existe otra.  Y como David dice en este mismo capítulo: “Quien hace mis pies como de ciervas, y me hace estar firme sobre mis alturas; (V.34)”.

Hermanos, Dios es Dios, y Él está con nosotros como poderoso y gigante, ¡deja que Dios muestre su poder frente a ti!

Nuestro último video

Oración para cuando estás afligido

This article has 1 Comment

  1. Buen día!
    Para mi Dios es mi roca, mi salvación, mi todo, ya que sin El nada soy.
    Por Dios vine y sigo en este mundo, por El he sobrevivido a las malas experiencias, pérdida de seres muy queridos, enfermedades, tristezas y etc….,
    Estoy muy consciente y reconozco las grandes bendiciones que ha derramado sobre mi y toda mi familia, por eso le alabo, testificó y glorificó su nombre tratando de seguir sus pasos para que me lleven algún día no muy lejano ante su presencia.
    Feliz Sábado! Alabado sea su gran nombre sobre toda la tierra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *