¿Qué es el cristianismo o qué es ser cristiano? Esa es la pregunta que debe resonar como una campana en toda su potencia sobre la mente de todo aquel que se dice o se llama ser cristiano. ¿Por qué es importante esto? Es importante porque cuando descubrimos qué es ser cristiano, comprendemos que esto abarca demasiado, incluso, podemos a veces hasta llegar a pensar que ese nombre nos puede quedar un tanto grande. Así que, debemos conocer qué es ser cristiano y cuáles son las implicaciones de esto, para así poder vivir un estilo de vida conforme a lo que Dios nos dice a través de su Palabra.

Siempre me he fijado en las distintas disciplinas, en sus seguidores, en sus practicantes, para saber cuán entregados son en sus oficios. Y cuando estudias eso, te das cuenta que tienen una gran energía. Si vamos a los practicantes vamos a encontrar que cuidan mucho su salud en cuanto a su dieta, también en cuanto a los ejercicios, etc. Nos vamos a los aficionados  y vemos como estos están al tanto de todo lo que pasa sobre esa disciplina que siguen, incluso, algunos defienden tanto lo que siguen, que hasta pueden llegar a concluir una amistad con aquellos que no están de acuerdo con su posición.

Volvemos a nuestra pregunta inicial: ¿Qué es ser cristiano? Entonces, si no existe Cristo en ese círculo llamado cristianismo, este sería un término mal empleado para personas inadecuadas. Cuando hablamos de cristianismo, la clave para definirlo se encuentra en la persona de Cristo mismo. ¿Quién fue Cristo? Fue el mismo Dios hecho hombre, y esto significa que tiene características como la santidad, humildad, misericordia, obediencia, entre muchas otras. ¿Tenemos eso?.

¿Por qué un cristianismo en crisis?  Nuestro cristianismo está en crisis porque existen muchas personas en nuestras iglesias que no tienen identidad, no se esfuerzan en sus creencias como aquellos quienes están en ciertas disciplinas. En crisis porque muchos de ellos no están mirando el espejo de la persona de Cristo para saber siquiera si en algo logran parecerse al Maestro. ¿Acaso nuestro propósito como cristianos no es parecernos a Él, ser como Él? Lo cierto es que ya muchos creyentes no poseen ese deseo con el que comenzaron su peregrinaje, el deseo de ser como Jesús.

No nos hemos dado cuenta, pero el mundo de hoy nos está distanciando de nuestro verdadero propósito y es por eso que muchas veces perdemos el norte de quienes debemos ser y cómo debemos actuar.

El entretenimiento nos está absorbiendo, de tal manera que una película para muchos puede llegar a ser más interesante que un servicio de adoración o que una conferencia. ¿Qué nos está pasando? Y lo peor de todo es que esto nos está pareciendo normal, esto se está normalizando en muchas iglesias.

Creo que ese mensaje que Dios dio a la iglesia de Laodicea también deberíamos recordarlo:

14 Y escribe al ángel de la iglesia en Laodicea: He aquí el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios, dice esto:

15 Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. !!Ojalá fueses frío o caliente!

16 Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.

17 Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo.

18 Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas.

19 Yo reprendo y castigo a todos los que amo; sé, pues, celoso, y arrepiéntete.

20 He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.

21 Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono.

22 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.

Apocalipsis 3:14-22

El deber de cada persona que dice ser cristiano es buscar a Dios con todo su corazón, amarle, ser verdaderos creyentes que profesan una fe pura en el Señor. No podemos dejar que el mundo haga más eco en nosotros que la misma Palabra de Dios.

Hay una pregunta en las Escrituras que para mí es la pregunta más aterradora de todas, dice:

Les digo que sí les hará justicia, y sin demora. No obstante, cuando venga el Hijo del hombre, ¿encontrará fe en la tierra?

Lucas 18:8

Cuando Jesús venga, ¿cómo nos encontrará? Vivamos para Dios, dediquemos nuestras vidas a Dios e inundemos al mundo de Dios, mostrándoles que no nos es una carga servirle y ser cristianos.  No seamos esa clase de “cristianos fríos”, seamos verdaderos creyentes, devotos en su fe, defensores de su fe, que viven en santidad para un día poder ver a Dios. No seamos parte de esta crisis que está viviendo el cristianismo, más bien, ayudemos a aquellos quienes están pasando por esta crisis.

Nuestro último video

Oración para cuando estás afligido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *