Los transgresores tendrán un final trágico por sus acciones, mas, para el hombre de paz habrá un final dichoso.

El Salmista David entendía que para el hombre malo le llegaría su momento. David creía en el Señor y en sus promesas, que todo aquel que le perseguía tendría su recompensa. De la misma forma los justos también tendrán una recompensa justa:

Considera al íntegro, y mira al justo;
Porque hay un final dichoso para el hombre de paz.

Salmos 37:37

¿Qué hace un hombre justo, o qué puede hacer un hombre íntegro? El justo practica la justicia con los demás, el integro es fiel en todo lo que hace, porque si es fiel a su Señor, cuánto más con su prójimo.

Mas los transgresores serán todos a una destruidos;
La posteridad de los impíos será extinguida.

Salmos 37:38

¿Qué hará el Señor con todos los que hacen lo malo y que persiguen dañar la vida del justo?. El Señor los quitará del camino del justo, y todas sus riquezas le serán quitadas, para que ya no tenga fuerzas con sus bienes para dañar al justo, ya no tendrán plata ni oro, porque Dios les quitará todo.

Pero la salvación de los justos es de Jehová,
Y él es su fortaleza en el tiempo de la angustia.

Salmos 37:39

Recordemos que el Salmista David fue un hombre sabio, que se encontró en situaciones difíciles, nunca retrocedía, sino que seguía adelante pidiéndole al Señor que le fortaleciera y que le ayudara a vencer a sus enemigos. Dios no lo dejaba solo, el Señor estaba con él, pero ante todo David sabía que la salvación era de Dios y quien le daba la fortaleza era el Todopoderoso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *