Vivir una vida santa es difícil, no podemos creernos la falsa historia de que es fácil, pues, en muchas citas de la Biblia Jesús nos ha advertido de cuan difícil sería para nosotros como cristianos vivir en este mundo lleno de impiedad. Jesús que nos hablaba de esto no era una persona sin experiencia, puesto que Él tuvo que soportar el yugo de este mundo, sufriendo hasta la muerte y muerte de cruz, y siendo despreciado por la humanidad, pero si algo nos puede servir de luz es el saber que Cristo venció al mundo.

La Biblia dice:

32 He aquí la hora viene, y ha venido ya, en que seréis esparcidos cada uno por su lado, y me dejaréis solo; mas no estoy solo, porque el Padre está conmigo.

33 Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.

Juan 16:32-33

En el momento en que Cristo estaba hablando estas palabras a sus discípulos ya se acercaba el momento de su muerte y se encontraba dándoles estas palabras para confortar sus almas, para que entiendan que aunque Él partía de este mundo Él nunca les iba a abandonar, que ya tenían libre acceso al Padre y que no debían temer ante ninguna situación de la vida.

Centremos nuestra mirada en esta frase: “En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo”. Lo primero es que Jesús nunca nos ha prometido una vida fácil, nunca nos ha prometido un camino fácil, nos ha prometido uno angosto, un camino lleno de aflicciones y de momentos difíciles, pero también nos ha prometido que estaría con nosotros todos los días de nuestras vidas.

Jesús más que nadie sabe el dolor que se pasa en este mundo, las aflicciones que tenemos que vivir como cristianos, por negarnos a este mundo, puesto que Él sufrió el dolor hasta la muerte. Sin embargo, Jesús es un claro ejemplo de que podemos vencer al mundo así como Él lo venció, un claro ejemplo de que si Él está con nosotros también podemos vencer al mundo.

Amados hermanos, Cristo nos dice en este mundo: “Confiad, yo he vencido al mundo”.

Que la paz de Dios inunde nuestros corazones y nos ayude a estar firmes y poder vencer al mundo. ¡Dios nos proteja!

This article has 7 Comments

  1. Amén me encantan el escuchar las palabras q Jesús nos a dejado para mi es una fortaleza Amén me levanto con Jesús por medio de estas lecturas Bendise señor estas pajinas y a todo el mundo entero. Amen

  2. Precioso artículo y verdadero, pues Dios nos anima y advierte porque Él es la Verdad y el Amor por Vuestro Amor vivimos Santo Padre Celestial por Jesucristo nuestro Señor. Tal como decís Señor sin Vos nada podemos, Maranna tah, Ven Señor!
    Amén Jesús

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *