Hemos escuchado un sin fin de veces a personas no cristianas criticarnos por predicar la venida de Cristo. Muchos de estos hacen afirmación de que llevamos muchísimos años predicando esto y Cristo aun no termina de venir. El que piensen algo así es natural, pues ellos no conocen las cosas espirituales y juzgan según sus pensamientos, en cambio nosotros, debemos cada día más predicar esto y creerlo con nuestras vidas.

Vemos el aumento continuo de la maldad, como la violencia crece en nuestra sociedad y esto para todo el mundo es como una pesadilla, hay calles donde no se puede caminar con seguridad, incluso, muchas veces ni en la casa podemos estar tranquilos y esto por miedo de que alguien quiera entrar a robar y al pasar de los años vemos este terrible aumento desenfrenado del pecado y nosotros como cristianos solo nos resta predicar el poderoso evangelio de Cristo, lo cual es lo único que puede transformar al hombre, hablarles sobre el fin del mundo, que Cristo un día vendrá por su santa iglesia.

El apóstol Pedro dijo:

6 Porque por esto también ha sido predicado el evangelio a los muertos, para que sean juzgados en carne según los hombres, pero vivan en espíritu según Dios.

7 Mas el fin de todas las cosas se acerca; sed, pues, sobrios, y velad en oración.

1 Pedro 4:6-7

Querido amigo y hermano, esta tierra, toda su belleza, todas las edificaciones de los hombres, junto a su maldad un día van a perecer y no quedará piedra sobre piedra que no sea derribada y todas las naciones lamentarán este hecho.

No te asombres porque han pasado tantos años y aun nuestro Señor no viene, sigue creyendo que ese fin está cerca y recuerda que nuestros pensamientos no son iguales a los de Dios y que para Él no existe el tiempo como para nosotros.

Solo nos resta ser sobrios y velad en oración cada día de nuestras vidas.

This article has 3 Comments

  1. En Cristo confiamos y todo lo que ha dicho se cumple con exactitid milímetrica. El Señor aguará su llegada para así salvar al. Mayor número de personas, agurad por amor.
    Todo lo que sale de vuestra Santa Boca es Vida, Verdad, Salvación, Esperanza y Sabiduría.
    Marana tah, Ven Señor Jesucristo, Vos que nunca nos dejáis solos.
    Amén

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *