La frase del título de este artículo se ha convertido en una de las más famosas del cristianismo actual, aunque no siempre para expresar la verdad acerca del verso de donde ha sido tomada. Es cierto que Dios ama al dador alegre, pero, esto tiene un amplio significado y es bueno que nosotros lo sepamos entender para seamos realmente dadores alegres y no personas que damos por recibir algo a cambio o por alguna necesidad.

El apóstol Pablo dijo:

7 Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre.

8 Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra;

9 como está escrito:
Repartió, dio a los pobres;
Su justicia permanece para siempre.

2 Corintios 9:7-9

La Biblia nos enseña mucho sobre la generosidad, y nosotros debemos aprender a ser generosos, pero ser un verdadero dador alegre implica unas que otras cosas, el apóstol Pablo dice que cada uno deber dar como propuso en su corazón, y esto, “no con tristeza” “ni por necesidad” y al final del verso dice: “Porque Dios ama a dador alegre”

No podemos dar con tristeza porque de nada nos sirve dar si nos duele hacerlo, eso sería una demostración de que nuestro corazón no tenía la intención de hacer un bien y ahora nos sentimos afligidos. Tampoco debemos dar por necesidad, no podemos pensar que porque queramos recibir alguna bendición vamos a dar una ofrenda para que Dios nos de aquello que desea nuestro corazón.

Entendamos algo, un dador alegre es aquella persona que hace un bien sin esperar nada a cambio, y Dios ama a las personas que tal hacen. Recordemos que nuestro amado y Señor Jesucristo lo dió todo sin esperar nada a cambio y esta tiene que ser nuestra motivación y dirección en la vida cristiana. ¡Seamos verdaderos dadores alegres!

This article has 2 Comments

  1. Hermosas y verdaderas palabras, es muy importante dar, ayudar a los demás en nombre y para gloria de Dios-Padre, ayudar por amor y para cumplir la bondadosa voluntad del Padre-Celestial que quiere nuestro bien.
    Gloria a Vos Dios-Padre que hacéis de pecadores buenas personas, y las buenas personas están siempre con Vos.
    Aleluyah!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *