Hoy en día podemos ver que las personas tienen su confianza depositada en estatuas hechas de madera, no sabiendo que hay un Dios real en el cual podemos depositar toda nuestra confianza.

 Bendito el varón que confía en Jehová, y cuya confianza es Jehová.

Jeremías 17:7

Jeremías hombre de Dios se encontró con muchas dificultades mientras llevaba el mensaje, habían veces que este profeta se sentía solo, pero Dios estaba con él dónde quiera que estaba.

El profeta Jeremías sabía por qué decía que teníamos que confiar en Dios todo el tiempo, este hombre creía en Dios plenamente no importando todo lo que pudiese venir, porque él sabía que todo aquel que confiaba en Él le iría bien.

Porque será como el árbol plantado junto a las aguas,

que junto a la corriente echará sus raíces,

y no verá cuando viene el calor, sino que su hoja estará verde;

y en el año de sequía no se fatigará, ni dejará de dar fruto.

Jeremías 17:8

Cuando una flor no recibe agua inmediatamente se marchita, cuando deja de llover un árbol se seca y no echa hojas, sin embargo, cuando está en la orilla de un arroyo, podemos ver que sus hojas siempre están verdes y se mantiene viva y da sus frutos saludables.

Pero algo que podemos ver, es que estas plantas no ven cuando viene el calor a ellas y esto es debido a que ellas siempre están en la orilla de un río, pero lo más importante es que las raíces de estas plantas están muy profundas, lo cual no será muy fácil de ser arrancada por el agua.

Una cosa importante que debemos tener en cuenta, cuando estamos en los caminos de Dios y depositamos todo lo que somos y lo que tenemos, entonces nuestras vidas nunca caen, sino que damos frutos que permanecen para siempre.

Debemos recordar que lo primero que nosotros debemos tener en primer lugar es a Dios, ¿y por qué Dios?  porque él es nuestra esperanza, nuestro sustento, ayudador, él es el único en el cual podemos confiar. Dios nunca falla, siempre ha sido fiel, por eso es importante que confiemos en el Señor para cuando vengan estos momentos críticos no sintamos que no pasó nada, y esto es debido a que nuestra confianza fue entregada en las manos de Dios.

This article has 2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *