Dios ha hecho muchas promesas a los creyentes, las cuales encontramos en Su Palabra. Estas promesas satisfacen todas y cada una de nuestras necesidades, y los creyentes pueden reclamarlas y estar seguros de que su vida en Dios será completa y plena. Él es Padre para nosotros, y el más amoroso en eso.

Sin embargo, algunos creyentes encuentran difícil creer en las promesas de Dios. Y esto puede ser porque muchos creyentes  piensan que estas promesas llegarán  en algún momento determinado, o simplemente no se cumplieron en el tiempo que ellos esperaban. Sea cual sea el caso, debemos darnos cuenta que Dios no se doblará a nuestra línea de tiempo. En cambio, Él hace todas las cosas bellas a su tiempo (véase Eclesiastés 3:11).

Queridos amigos, ¿han dudado alguna vez si Dios realmente cumplirá sus promesas? Pues no lo dudan siquiera por un momento, puesto que Dios no falla en lo prometido, y por esto he aquí algunas razones para creer que Dios será fiel a sus promesas en Su Palabra.

1) Dios no cambia de pensamiento

Dios no es hombre, para que mienta, Ni hijo de hombre para que se arrepienta. El dijo, ¿y no hará? Habló, ¿y no lo ejecutará?

Números 23:19

A diferencia del hombre, Dios no se desvía con sus palabras. En ningún momento cambia de opinión. A diferencia de los hombres que cambian de opinión acerca de algo en el último minuto, Dios siempre cumplirá lo que Él ha prometido.

2) Dios no retendrá lo que es bueno

Porque sol y escudo es Jehová Dios; Gracia y gloria dará Jehová. No quitará el bien a los que andan en integridad.

Salmo 84:11

Los planes de Dios para todos nosotros siempre son buenos, y Sus promesas son siempre buenas (vea Jeremías 29:11). ¡Estas cosas buenas que Él nunca retendrá para aquellos que le siguen cuidadosamente a través de Su Palabra!

3) Cristo es nuestro “sí” a las promesas de Dios

Porque el Hijo de Dios, Jesucristo, que entre vosotros ha sido predicado por nosotros, por mí, Silvano y Timoteo, no ha sido Sí y No; más ha sido Sí en él; porque todas las promesas de Dios son en él Sí, y en él Amén, por medio de nosotros, para la gloria de Dios.

2 Corintios 1: 19-20

¿Alguna vez recibió dinero en efectivo o algún tipo de artículo como pago inicial por algo que se le prometió o juró? Cristo es más que eso. Él es la última garantía del cumplimiento de Dios de todas Sus promesas a todos los que creen.

Amigos, crean que Dios será fiel a Su Palabra. Él nunca falla.


ChristianToday

This article has 2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *