La ferviente oración de un rey

La Biblia nos habla de la historia de un rey que oró a Dios y obtuvo más años de vida. Aquel rey se llamaba Ezequías, el cual empezó su reinado a los 25 años de edad sobre Jerusalén. La Biblia nos habla de reyes buenos y malos, pero Ezequías es de esos reyes buenos que nos registra las crónicas de los reyes de Israel, dice de él:  “E hizo lo recto ante los ojos de Jehová, conforme a todas las cosas que había hecho David su padre” (2 Crónicas 29:2) .

Ezequías fue un rey muy importante, o sea, hizo obras muy importantes durante su reinado, pues, como escribimos en nuestro párrafo introductorio: “Hubo reyes malos y buenos”. Hubo muchos reyes que fueron tan malos, que casi todo el pueblo de Israel se fue tras los ídolos.

Y unas de las obras importantes que hizo Ezequías durante su reinado fue restablecer el culto del templo, pues dice:

En el primer año de su reinado, en el mes primero, abrió las puertas de la casa de Jehová, y las reparó. E hizo venir a los sacerdotes y levitas, y los reunió en la plaza oriental. Y les dijo: !!Oídme, levitas! Santificaos ahora, y santificad la casa de Jehová el Dios de vuestros padres, y sacad del santuario la inmundicia.

2 Crónicas 29:3-5

Ezequías fue un hombre que se involucró con el servicio a Dios. Sin embargo,  tuvo un momento sumamente difícil en su vida, y es cuando se enfermó de muerte, dice la historia bíblica:

Por aquellos días Ezequías se enfermó gravemente y estuvo a punto de morir. El profeta Isaías hijo de Amoz fue a verlo y le dijo: «Así dice el Señor: “Pon tu casa en orden, porque vas a morir; no te recuperarás”».

Isaias 38:1

¿Se imagina usted lo terrible que es estar enfermo y que un profeta de Dios te diga que va a morir? Y no se trataba de cualquier profeta, se trataba del profeta Isaías, un hombre de Dios. Cuán amargo debió ser aquel momento para Ezequías, sin embargo, este rey fue ferviente, se detuvo a orar a Dios para que mire su condición y lo sane, creyendo plenamente de que no todo estaba perdido, y por esto hace la siguiente oración:

Ezequías volvió el rostro hacia la pared y le rogó al Señor«Recuerda, Señor, que yo me he conducido delante de ti con lealtad y con un corazón íntegro, y que he hecho lo que te agrada». Y Ezequías lloró amargamente.

Isaias 38: 2

Realmente nadie desea morir, y esto es una noticia trágica para un rey que ha hecho lo bueno delante de Dios. Dice que Ezequías lloró amargamente, y no era para menos. Hay muchas cosas preciosas que uno no quiere dejar de ver: hijos, esposa, familiares cercanos, amigos, etc. Y uno quiere vivir largos años para disfrutar de esas personas queridas.

A veces nos mostramos tan tímidos delante de Dios y no apelamos nuestra causa. Ezequías no se quedó de brazos cruzados, él oró a Dios fervientemente y para demostración de ellos, Dios le respondió positivamente diciéndole:

Entonces la palabra del Señor vino a Isaías: «Ve y dile a Ezequías que así dice el Señor, Dios de su antepasado David: “He escuchado tu oración y he visto tus lágrimas; voy a darte quince años más de vida. Y a ti y a esta ciudad los libraré de caer en manos del rey de Asiria.

Creamos en Dios como creyó Ezequías, el cual oró fervientemente a su Dios y fue favorecido. Recordemos que nuestro Dios es grande en misericordia y que está pendiente de cada una de nuestras oraciones.

Quizás también te interese:

Quizás también te interese:

5 comments on “La ferviente oración de un rey

  1. Dios es fiel y El nunca se olvidara de sus hijos quienes asen su voluntad.Asi que hermanos/as les animo que sigamos buscando el rostro del Señor ardiantemente. Porque El es un Dios de promesa y misericordia.

  2. Buen mensaje .porque cuando vemos en los libros de los reyes y cronicas nos damos cuenta de muchos reyes que hicieron lo bueno y otros lo malo ante los ojos de Jehova,asi que hermanos no descuidemos esta salvación grande por medio de nuestro Señor Jesucristo y agrademos a Dios haciendo lo bueno ante sus ojos ,sus ojos estan por toda la tierra viendo todo y sus oídos están prestos a nuestras oraciones.sea bendito su nombre.Dios los bendiga a todos hns

  3. Nunca hay que perder la esperanza , Tenemos que ser perseverante en la vida, para alcanzar las cosas de Dios, por medio de la oración

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *