Huye de los programas de TV que no glorifican a Dios