Danzan, gritan, caen al piso: ¿unción o emoción?