El Juicio de Dios y el Gran Trono Blanco

Como siempre es un gran privilegio estar aquí hoy día … y predicar … compartir la Palabra de Dios con Uds.  Quiero que abran su Biblia en el libro de Apocalipsis…  el libro de Apocalipsis capítulo 20… versículo 11.

“Luego vi un gran trono blanco… y a alguien que estaba sentado en él.  De su presencia huyeron la tierra y el cielo, sin dejar rastro alguno.  Vi también a los muertos, grandes y pequeños, de pie delante del trono.  Se abrieron unos libros, y luego otro, que es el libro de la vida.  Los muertos fueron juzgados según lo que habían hecho, conforme a lo que estaba escrito en los libros.  El mar devolvió a sus muertos; la muerte y el infierno devolvieron los suyos; y cada uno fue juzgado según lo que había hecho.  La muerte y el infierno fueron arrojados al lago de fuego.  Este lago de fuego es la muerte segunda.  Aquel cuyo nombre no estaba escrito en el libro de la vida era arrojado… al lago de fuego.

Vamos al Señor en oración.
Padre, …  qué carga.  … Padre habla a través de tu Palabra hoy día. … A través de mi debilidad, Padre.  … ¡Oh, ven viento del norte y sopla sobre este lugar!  ¡Ven viento del sur … y desde el este y el oeste.  Ven viento de Dios, y sopla sobre este lugar! *Haz que nos demos cuenta /nos percatemos del significado completo de estas verdades, tu pueblo y aquellos que no son tu pueblo.  Haz que nos demos cuenta de todo el significado de estas verdades.*
Padre ayúdanos, fortalécenos, … y seremos ayudados … en el nombre de Jesús.  Amén.
*La expresión que usa Paul aquí se emplea generalmente para hablar de algo difícil o desagradable, por ejemplo: “Su visita al monunto a la guerra le  hizo comprender más claramente el sufrimiento causado por ésta” *
El poder de este pasaje que está ante nosotros es absolutamente impactante.. y el amor que se requiere para predicarlo es más del que tengo. …  Vean, en el tiempo en el que vivimos, donde los hombres hablan acerca de cosas hermosas, maravillosas y grita: “Paz, paz”, pero no hay paz, algunas veces somos llamados, en cierto modo, a ser aguafiestas y a decir:”¡Paren /Deténganse!. Vociferar, gritar: ¡Paren /Deténganse!”,  piensen por un momento en el fin de sus días, a dónde se dirigen, en lo que Cristo realmente dice en la totalidad de su Palabra.  ¿Cómo es posible que nos inclinemos a entregar nuestras vidas a esas cosas que más complacen a la carne tan a menudo, y rehusamos mirar al tren que está acercándose?  Sí, puede ser un tren lento, pero es un tren; y es un cierto tren, y viene el día en el que todos los hombres estarán desnudos ante Dios.  …  ¡Todos!

Como digo con frecuencia, no dejaré de dormir en la noche porque ustedes no tienen auto estima.
No dejaré de dormir en la noche porque su chequera no cuadra, o no pueden ir a la par de alguien más adinerado.
Los hombres de Dios pierden sueño en la noche … a causa de esto,… la realidad de esto … que está delante de nosotros, que es más verdadero que cualquiera cosa que se pueda degustar o tocar, u oler o sentir esta mañana: la realidad del juicio de Dios
Ahora, primero que todo, él empieza diciendo: “Luego”.  Literalmente, en griego es “y”. Y lo que Juan está haciendo es que está aludiendo al texto que lo precede.  Y ¿que está pasando en el texto que precede al juicio?  Dios, de una vez por todas, le está poniendo fin al diablo.  Finalmente, Él está humillando al diablo y sus obras, y lo está haciendo así, con el fin de limpiar su creación para prepararla para una nueva creación.  Ahora, no hay nada sorprendente en sí mismo acerca de eso, hasta que se continúa con los versículos que siguen, y es esto -él está conectando este texto hacia lo anterior, a la remoción de la creación- y, básicamente, está diciendo esto: Con el fin de que /Para que el nuevo cielo y la nueva tierra tengan lugar, la creación debe ser purgada del gran enemigo, el diablo.  Y después que ha humillado al diablo, entonces se vuelve hacia otro enemigo: el hombre.  Antes de que la creación pueda ser presentada en novedad, y santidad y justicia debe haber un juicio y en ese juicio, después que ocurra, muchos, la mayoría de la gente será arrastrada al infierno por un sólo propósito, dar lugar para lo que Dios planea hacer en Su Hijo Jesucristo.

Ahora, si se recurre a la historia de *Ebenezer Scrooge*, él tiene un tipo de experiencia fuera de su cuerpo y es tomado por un ángel y visita muchos  hogares, y escucha a las personas hablando aunque ellas no pueden verlo.  Y viene sobre estas casas y escucha a la gente reunida, diciendo cosas terribles acerca de cierto hombre.  Cosas tan terribles están diciendo que él casi tiene piedad de ese hombre, aún cuando no lo conoce.  Y entonces, de repente, el nombre de Ebenezer se nombra, y Ebenezer se da cuenta de que estas personas están teniendo estos horribles pensamientos acerca de él, y están diciendo estas cosas horribles acerca de él.
[Ebenezer Scrooge es el personaje principal de la novela “Un villancico de Navidad”, escrita por Charles Dickens]

Ahora, vengan conmigo por un segundo … a los consejos de Dios.  … Una gran discusión llevándose a cabo, y escuchas, como si fueras una mosca en la pared …  a Dios diciendo: Antes de que presentemos nuestro nuevo cielo y nuestra nueva tierra, debemos librar a la creación del ser vil, despreciable, que la ha contaminado así.  ¡Y las palabras de Dios hablando de esta manera hacen que tiembles! … Y entonces, de pronto, escuchas tu nombre.  Él está hablando acerca de ti.  Que antes de que Él pueda presentar la nueva creación, los cielos nuevos y la tierra nueva, ¡Él debe LIBRAR a la creación de cada cosa … que la contamina, y tu nombre es pronunciado.  Y quiero que sepas que tu nombre …  es pronunciado … si tu nombre no se encuentra en la persona y obra de Jesucristo. .. Sé que estas cosas son horribles.  Sé que estas son cosas de las que probablemente nunca oíste, ¡pero debes oírla!.  ¡Es así de terrible!

Y sigue.  Y Juan, cuando entra en esta visión que tiene dice: “Vi un gran trono blanco”.  En el texto griego aparece un poquito diferente.  Dice: “Vi un trono”.  “Vi un trono.”  Y el orden aquí en griego es muy, muy importante.  Se le está dando supremacía y preeminencia al trono, sobre todas las cosas.  Él dice: “Vi un trono.”  Una de las más grandes necesidades de los creyentes de hoy, de Uds. y mía, es ver un trono.  Isaías tuvo necesidad de ver un trono.  Cuando el rey Uzías murió él vio al Señor sentado sobre un trono.  Ezequiel tuvo necesidad de ver un trono.  Jeremías tuvo necesidad de ver un trono.  Ezequiel, especialmente, tuvo necesidad de ver un trono.

Tú tienes necesidad de ver un trono. …  Creyente, ¡lo necesitas!  …  Que hay un Dios y Él te ha redimido, pero que el Dios que te ha redimido es Señor sobre ti, y que se sienta sobre un trono que es tan inmenso, tan grande, que todo lo demás desaparece en comparación.  Tú necesitas ver un trono, cuando estás pensando en hacer cosas a tu propio modo.  Pero también necesitas ver un trono cuando estás haciendo cosas a la manera de Dios, y todo viene en tu contra.  Necesitas ver un trono.
Pero los no creyentes también necesitan ver un trono aquí hoy día, no como una bendición, no como una ayuda, sino como una advertencia.  Un día tú estarás de pie … delante de ese trono y serás juzgado ante ese trono …  en perfecta justicia.

Ahora él sigue, y dice …
¡Ah!.  Antes que nada, hay algo que deseo dejar muy claro aquí.  Este trono sobre el cual Dios se sienta es un trono de soberanía.  Demuestra Su poder y Su gobierno sobre todo.  Pero también Uds. tienen que entender que este trono sobre el cual Dios se sienta es un trono de juicio.  En Romanos capitulo 14 es llamado el trono de juicio de Dios.  En 2 Corintios capítulo cinco es llamado el trono de juicio de Cristo.  Es muy, muy interesante en nuestro texto aquí, que esta palabra en 2a. Corintios refiriéndose al trono de juicio de Cristo es la palabra “Bay-ma”.  Y dice, que cuando Cristo estaba siendo juzgado por Pilatos, Él estuvo de pie ante el “bay-ma”, el trono, el asiento de juicio de Pilatos.  Pero, ¿no es algo asombroso que aquí todo se revierte?  Ahora, Pilatos estará de pie ante el trono de juicio de Cristo.   ¿Cómo piensas tú que se sentirá él en ese día … cuando él trató a Cristo como si no fuera nada?  Él usó a Cristo para hacer un trueque con Herodes.  Él entregó a Cristo en prenda como si no fuera nada y ahora, Pilatos … estará de pie ante Cristo.  Y dices: “¡Oh, pobre Pilatos!”.  No, mi amigo. ¡Pobre de ti … porque puede ser que  hayas hecho lo mismo.  Has juzgado a Cristo.  Has oído el evangelio una y otra vez, pero lo has interpretado a tu modo, lo has rechazado.  O has tomado a Cristo de manera indolente /despreocupada. Sólo suficiente Jesús para hacerte religioso…  pero no entiendes.  De la forma en que ves a Jesús ahora lo estás juzgando.  De la forma en que sirves a Jesús lo estás juzgando.  No se trata sólo de desobediencia.  Es la forma en que miras a Cristo, y la forma en que tratas a Cristo.

Y sigue. Este trono es un gran trono.  La palabra usada en idioma griego es “megas”, de la cual obtenemos la palabra “mega”.  Significa algo grande.  La palabra puede ser traducida como apariencia/aspecto, dimensiones, masa, peso, límites, alcance/extensión, fuerza, rango, eminencia, estima, virtud, autoridad y poder.  ¡Todo resumido en la palabra “grandeza”! … se encuentra en el trono de nuestro Dios, y trono de juicio ante el cual Uds. se pararán.  Esta grandeza también se manifiesta en el hecho de que, el estrado de esto, el escabel /reposapiés … es la tierra misma.  Escucha esto que dicen las Escrituras.  Isaías dice: “Así dice el Señor, “El Cielo es Mi trono y la tierra el estrado de mis pies.”  Nunca ha habido un rey sobre la faz de la tierra que haya poseído un continente entero… y lo haya mantenido.  Grandes reyes ante quienes temblaríamos y la mayoría del mundo ha temblado; pero ellos no poseyeron siquiera una parte de la tierra.  Y sin embargo, este rey ante quien estarás de pie, este Rey que te juzgará, es tan grande su trono, … que pone sus pies sobre este planeta.  Él pone sus pies aquí.  Entonces, ¡cuán grande es su poder!,  ¡cuán grande es su autoridad!, ¡cuán grande es Éste ante quien se pararán!

Otra cosa que te habla acerca de la grandeza de su trono es esto.  Ahora Juan entra dentro de esta visión.  Quiero que pienses en esto.  Juan entra en esta visión y dice: “Vi un trono.”  ¿Pero no sabes que hay un número infinito de la humanidad parada allí delante del trono?  Un mar, océanos de hombres, más allá de lo que el ojo puede ver.  Pero Juan no puso su atención en ellos, ¿lo ves?, no se fija en ellos, porque Aquél en el trono es tan grande, que hace desaparecer a todos los demás totalmente; total y completamente desaparecer.

¿No es asombroso el valor que el hombre le da al hombre, y cuán importantes somos los unos a los otros?  Pero cuando Dios se revela completamente/plenamente y finalmente a sí mismo, todos nosotros total y completamente desaparecemos.  Esto tiene tanto… quiero decir, hay libros sólo de esta palabra.  …  ¿Puedes imaginarte?  Luchas con el orgullo.  Necesitas una visión del trono de Dios.  Y todo el orgullo se disipa, y desaparece.  Otra cosa acerca de este trono que deseo que veas: es grande por causa del que se sienta en él.  Escucha lo que dice la Escritura.  Dice que Él es el Yo Soy, el Alfa y la Omega, el Anciano de Días, el Dios Eterno, el Dios Invisible, el Dios Bendito, el Poderoso, el Santo, el Dios Justo, el Dios de dioses, el Rey de reyes, el Señor de señores, el Poseedor del cielo y de la tierra, el Bendito y Único Soberano, el Dador de la Ley, el Juez de toda la tierra, … Aquel a quien debe temerse, … dice la Biblia, … Aquel a quien debe temerse /Aquel que debe ser temido.

Nabucodonosor dijo esto: “Pasado este tiempo yo, Nabucodonosor, elevé los ojos al cielo, y recobré el juicio.  Entonces alabé al Altísimo; honré y glorifiqué al que vive por siempre: Su dominio es eterno; Su Reino permanece para siempre.  Ninguno de los pueblos de la tierra merece ser tomado en cuenta.  Dios hace lo que quiere con los poderes celestiales y con los pueblos de la tierra.  No hay quien se oponga a Su poder, ni quien le pida cuentas de Sus actos.”
¡Éste es el Dios de la Biblia!  Una de las razones de por qué estoy predicando, es por lo mismo que le ocurrió a Nabucodonosor.  El dijo: “Alcé mis ojos al cielo … y recobré el juicio.”

Aquellos de Uds. que posiblemente no conocen al Señor, todo lo que miran es la tierra.  Es su estándar, la base sobre la cual juzgan todo lo demás.  Necesitan mirar al cielo para que puedan recobrar el juicio.  Necesitan mirar a las cosas eternas y darse cuenta de lo que está sucediendo.  ¿Piensan Uds. que yo daría mi vida por poesía?  ¡Esto no es poesía,  esto es realidad! …  ¡Esto es lo que va a ocurrir.  Es la cosa más cierta que va a suceder!  Y aquellos de nosotros que somos creyentes, … sí, nuestros corazones están renovados.  Sí, hemos sido regenerados por el Espíritu Santo, pero nunca olvidemos que el cristianismo es un proceso de santificación.  ¡Uds. pueden presumir el día entero de tener el verdadero evangelio y estoy muy orgulloso que así sea!  PERO, todavía pueden ser cautivados por este mundo, sacados de rumbo, porque sólo miran las cosas de este mundo, que brillan, ¡cosas tan importantes para el hombre hoy!  Uds. necesitan mirar al cielo.  Necesitan ver un trono.  Necesitan ver la realidad, para que puedan recobrar el juicio.

Sigue, y dice que el trono es blanco.  Es un trono blanco.  …  Cuando hay que hablar acerca de la Justicia de Dios uno queda hecho trizas.  No hay palabras en idioma humano alguno.  Primero que todo, la mente humana no puede comprenderlo, y si pudiera comprenderlo, no podría comunicarlo, porque nuestro idioma no tiene la fuerza necesaria.

¡El reluciente resplandor blanco de la justicia de Dios /La resplandeciente brillantez blanca de la justicia de Dios!, ¡que ni siquiera los ángeles pueden pararse delante de ella sin cubrirse!  Y esos ángeles que se paran en su presencia, los serafines, llamados en hebreo “los ardientes” /”en llamas”, no están ardiendo por su propio fuego.  Son sólo el reflejo de este glorioso, terrible, magnífico Dios y Su justicia.

Ese trono que va a juzgarlos es blanco, sin una mancha, sin imperfección.  No está contaminado /corrompido /pervertido.  No habrá concesiones /No se hará ningún trato con ustedes.  Uds. serán juzgados sólo por el carácter moral y espiritualmente puro, fuerte, santo, de Dios.

Ahora, cuando miramos a este trono podemos entender muchas cosas acerca de este trono en el libro de Apocalipsis capítulo 20, al compararlo al mismo trono en el capítulo cuatro.  Y quiero que hagamos eso sólo por un momento.  Primero que todo, en el capítulo cuatro hay algo dicho vagamente de la apariencia de aquel en el trono.  Pero aquí, ¡no hay apariencia alguna!. ¡ No hay nada aquí describiendo a Dios, o diciéndoles a Uds. algo acerca de Dio!.  ¿Quieren saber por qué?  Escúchenme …  el juicio más grande que puede caer sobre la gente es cuando Dios les quita la revelación de Sí mismo.  Vean, Uds. se han sentado aquí, y sentado aquí, y han oído palabras poderosas, magníficas, acerca del evangelio de Jesucristo, han sacado conclusiones a través de la predicación de los atributos de Dios, de quién es Él.  ¡Pero en el día del juicio todo será quitado y Uds. no verán nada allí!  No habrá revelación de la que aprender, ninguna revelación en la que creer.  ¡No está! /¡Desapareció!

Dios dijo: “Me di a conocer a Uds., pero aunque conocieron a Dios, no me honraron como Dios ni me dieron gracias.”  ¡No está /Se fue!  Andarán a tientas en la oscuridad, y serán entregados a una oscuridad eterna.
Tampoco hay arcoirirs sobre este trono.  Sobre el trono -en el capítulo cuatro- hay un arco iris.  No hay arcoiris aquí.  Un arcoirirs representa los pactos de Dios, las promesas de Dios.  ¿Qué les dijo Él? “Todo el día he extendido mis manos a un pueblo.”  Todo el día, promesa tras promesa.  Me maravillo en Isaías 55, porque en Isaías 55 y 54 hay tantas grandes promesas que Dios hace a los malvados basado en la obra del Mesías.  En el capítulo 54, basado en las obras del Mesías se dan tantas grandes promesas, que en el capítulo 55 Dios tiene que convencer a la gente de que realmente es verdadero.  Es tan bueno, es demasiado bueno para ser verdad, pero Él dice ¡No!, ¡es verdad! ¡Les prometo esto, eso y lo otro, todo en mi Hijo!, ¡sólo vengan!.  Pero no lo hicieron.

Pero en el día de juicio no se dará promesa alguna.  No se hará ningún pacto.  No se harán tratos en ese día.  No hay arco iris.  Tampoco hay tronos más pequeños, aquí en Apocalipsis capítulo 20.  En el capítulo cuatro había tronos también. …  es que Dios, por mandato, ha retirado todo otro trono.  Y Dios está diciendo: ‘¡No!  ¡Estas personas tratarán conmigo solo!  No habrá ángeles sentados sobre tronos esperando una señal para ir a obedecer mis órdenes, para comunicarles una palabra a ellos; nadie para ministrarles, ¡no!.  Yo Soy Su Dios.  Les dije que se prepararan para encontrarse con su Dios y no lo hicieron.  Ahora, me tienen a mí solo con quien tratar.’
En ese trono de juicio tampoco hay coro angélico, no hay canto de júbilo, ni una voz de alegría para ser escuchada.  Aún las grandes criaturas, las criaturas vivientes  … que están sentadas en el trono gritando: “Santo, Santo, Santo” día y noche, continuamente, han sido retiradas.  …  Ninguna palabra de ánimo.  Ninguna esperanza, ninguna ayuda, ninguna canción.  Uds. han oído canción tras canción en esta iglesia, y en esas canciones promesa tras promesa … del poder salvador de Dios en Jesucristo.  Pero en ese día, todas las canciones serán retiradas.  No habrá nada para que Uds. oigan excepto el silencio de golpe de martillo: ¡juzgado!  Además, … no hay más relámpago /rayo, o trueno.  Uds. dicen: ‘Bien, eso el algo bueno.’  ¡No, no lo es!  Es una cosa terrible.

Déjenme compartir algo con Uds.
¿Por qué ese hombre siempre está predicando tan duro?  …  ¿Por qué siempre está diciendo cosas tan duras?  …  ¡Si tan sólo se refrenara /suavizara un poquito habría mucha más gente en la iglesia! ¿Por qué todas esas severas expresiones y palabras duras?   ¿Por qué nos hiere tanto? /¿Por qué somos tan apaleados?
Quiero que entiendan que los truenos y los relámpagos eran advertencias tronando /estruendosas advertencias desde Sinaí.  El día de juicio, cuando Dios juzgó a Adán y Eva, ¿no se dan cuenta de que esos juicios eran sólo actos de misericordia?  Él dijo: Van a vivir en un mundo caído y cada vez que suden y cada vez que sufran soy Yo gritándoles: ‘¡Caídos, caídos, vuelvan, arrepiéntanse , vengan y sean salvos’!  ¡Cada vez que una mujer da a luz con dolor es Dios gritando: ‘Han caído, caído.  Vuelvan a Mí y sean salvos’!   Cada trueno, cada relámpago /rayo desde el Sinaí era: ‘¡No pueden guardar esta ley.  Necesitan un Salvador!’.  Cada trueno y relámpago /rayo en la predicación, cada palabra dura es Dios diciendo: ‘¡Miren, esto es verdadero!’
Pero aquí, … el juicio de Dios  es mostrado en que el trueno y el relámpago  … han sido removidos.  Ya no se necesitan más, porque no hay más necesidad de advertencia.  Porque sólo se advierte a los hombres para que corran a las promesas.  Pero cuando no quedan promesas, entonces no hay necesidad de advertencia.

Tampoco hay siete antorchas representando al Espíritu de Dios.  No está.  El Espíritu de Dios es el único medio por el cual un hombre puede ser salvado.  Toda gracia y todo conocimiento de Dios es comunicado a los hombres a través de la obra del Espíritu Santo.  Pero aquí, en el Día de Juicio, el Espíritu no está.  …   Y sin Él, ninguna esperanza de salvación.
Además, no hay calzada celestial haciendo el camino de regreso hacia Dios, y no hay mar de cristal representando la paz con Dios.  ¡No está!

No hay ángeles volando con carbones rojos ardiendo para quemar el pecado en las bocas de los hombres. ¡No está!  Y no está, porque ahora no hay cordero viéndose como si estuviera siendo inmolado …  porque ése que fue inmolado, ahora está sentado sobre el trono juzgando al mundo como el Rey de Dios, y el Mesías de Dios.

Y no hay Voz de Trompeta diciendo, como en el versículo uno, ‘Vengan, acérquense’.   Hay sólo una voz de doble filo /una voz punzante y penetrante, diciendo: “¡Apártense de mí hacedores de iniquidad, nunca los conocí!”  ¿Pueden imaginarlo?  No digo esto para herirlos.  No digo esto para incomodarlos /herir su susceptibilidad interfiriendo en sus asuntos, o para hacerlos tener un pésimo día.  Pero… tienen que llegar a ver la seriedad de rechazar a Cristo.  En ese Día … Dios mismo … dirá:  Pisoteaste a mi Hijo.  Llamaste impura a la sangre del pacto, como si fuera la sangre de un cerdo.  Ofendiste a mi Espíritu de Gracia.  “¡Apártense de Mí, hacedores de iniquidad!”… Va a suceder.  Va a suceder.

“El que está sentado en el trono”.
¿Quién es el que está sentado en el trono?  Bueno, como lo he dicho, la Biblia dice que Dios está sentado en el trono, Dios Padre.  La Biblia dice también que Jesucristo Su Hijo, está sentado sobre el trono.  Se le llama el Asiento de Juicio de Cristo, y el Asiento de Juicio de Dios, y aquí está el propósito de Juan.  No es para delinear, o para dividir, o para ser específico.  Es simplemente para decir esto: ‘En ese día serán juzgados  …  por la plenitud de la deidad.  No será un hijo de carpintero.  No será un sumiso y humilde Jesús.  No será un pastor con un lugar/refugio seguro. Estará Dios, en toda la desnuda plenitud de la deidad … cegándolos, con Santidad y Justicia.

También deberíamos señalar que Aquel que está sobre el trono está sentado… sólo miren eso, Él está sentado.  El hecho de que Dios está sentado sobre el trono representa una establecida, una perfecta soberanía establecida.   No está molesto.  No está ansioso.  Esto no lo ha tomado por sorpresa.  Es el mundo el que será sorprendido fuera de guardia ese día, no Dios.  Él ha planeado esto desde la eternidad.  Me recuerda ese pasaje en Salmos capítulo dos que dice:  “¿Por qué se sublevan las naciones y en vano conspiran los pueblos?  Los reyes de la tierra se rebelan; los gobernantes se confabulan contra el Señor y contra Su Ungido.  Y dicen: ¡Hagamos pedazos sus cadenas!  ¡Librémonos de su yugo!  El Rey de los cielos se ríe; el Señor se burla de ellos.”

¿Se dan cuenta que en el día de juicio, si cada criatura en el infierno, y cada criatura que alguna vez haya estado en la tierra; si la creación entera se rebelara en contra de Aquel sentado sobre el trono, no tendrían la fuerza de los más débiles de entre ellos rebelándose por sí solos? Sería como un ácaro golpeando su cabeza contra el mundo de granito.
Este es el Dios con quien Uds. deben lidiar /a quien deben enfrentar …  cada uno de ustedes.
¿Los asusta?
Si la sangre de Cristo … no es su esperanza, debe …  asustarlos.

Ahora, dice aquí en nuestro texto que “de su presencia, la tierra y el cielo huyeron sin dejar rastro alguno.”  Esta palabra “huyeron” viene de la palabra griega (feugw) que significa, literalmente, salir volando, o buscar seguridad mediante vuelo.  ¡El cielo y la tierra misma están haciendo todo lo que pueden para escapar de Éste que está sentado sobre el trono!

El erudito luterano Seiss dice … ahora escuchen este lenguaje.  Este es lenguaje antiguo.  …  Este es lenguaje antiguo acerca de Dios.
“Este trono tiene un ocupante espantoso…”
¿Cuándo fue la última vez -bueno, aquí lo hacen-  pero, en otras iglesias, ¿cuándo se escucha que Dios es espantoso?.
“Este trono tiene un ocupante espantoso.  No hay nombre, ni silueta, ni forma, sino sólo una presencia espantosa, misteriosa, y compuesta /calma, que no puede ser nada menos que la única, innombrable, indescriptible, divinidad eterna.  No hay nada más que la desnuda presencia pura de la omnipotencia, tan atroz, que la misma tierra y el cielo parecen estar escapando ante ella.”

Bueno, esto es muy común… en lenguaje bíblico.  Déjenme darles unos pocos versículos.
En Salmos 75:2, Dios hablando dice: “Cuando yo lo determino, soy Yo quien juzgo con equidad. La tierra y todo lo que habita en ella se derrite.” (Traducción desde la NASB)
Salmo 97:5 “Las montañas se derriten como cera ante la Presencia del Señor, ante la Presencia del Señor de toda la tierra”.

¡Es aterrador!  … Tantos hombres que se jactan de grandeza.  Se derretirán delante de Él como una pequeñísima estatuilla delante de un alto horno.
Anoche mi esposa y yo estábamos mirando un programa del tipo mejoramiento hogareño, y ellos iban al departamento de unos estudiantes universitarios; iban a arreglar su departamento.  Y uno de ellos rió y dijo: ‘¿Qué es esto?’  Y ellos dijeron: ‘Bueno, llamamos a nuestro departamento “el templo del Jesús terciopelo rojo”.’   Habían comprado en alguna “venta de patio” o algo así, una estatua de Jesús, de unos 2 piés de alto, cubierta en terciopelo rojo con un pequeño espacio en sus … era una alcancía, donde se podía poner dinero.  …  Y ellos dijeron: Por eso es que pusimos esto aquí en el centro de la habitación; y es por eso que llamamos a nuestra casa el “templo del Jesús terciopelo rojo”… una alcancía.  No sé por quién sentía más pena, si por ellos, o por la estúpida persona que en el nombre de Jesús hizo esta cosa pensando de algún modo que honraría a Jesús y al cristianismo.

¡Pero escuchen esto!  Ud. dicen: Bueno, es absolutamente asqueroso/repugnante/reprobable que alguien haya hecho eso!, pero, ¡médico, sánate a ti mismo!  ¿No saben que Uds. hacen lo mismo?  ¡Tan a menudo yo hago lo mismo!  ¿No ven eso?
No dándose cuenta de Quién es Él.  Jugando, como Vance Havener solía decir, jugando a las bolitas /canicas con los diamantes de Dios.

Una cosa es tocar algo valioso para mí, estropear mi casa, o arruinar mi ropa.   ¡Ponerle una mano encima a mi hijo, es algo totalmente diferente! ¡Ignorar a mi hijo, es otra gran cosa!  ¡Es una reacción violenta!
Este Dios ama a Su Hijo, y aquellos que han tratado a su Hijo como una alcancía de terciopelo rojo  …  se derretirán delante de Él en ese día.  Ahora, ¿qué significa esto?  Quiero que piensen acerca de algo.  Imagínese que Ud. está siendo llevado … joven, anciano.  Imagine que está siendo llevado dentro de la habitación del trono de Dios, … y mientras está siendo llevado, ¡y no puede detenerse!, ¡lo están haciendo ir!  Mientras Ud. está siendo conducido, Ud. ve los cielos y la tierra corriendo en dirección contraria gritando: ¡’Huyan, huyan, huyan de la ira de Dios!  ¡Huyan del que se sienta sobre el trono!  ¿Quién puede contemplar Su Presencia?  ¡Los ríos se secan delante de Él y las montañas se derriten!  … Y Ud., insignificante ácaro, está ahora yendo, y enfrenta a Aquel de Quien la creación escapa aterrorizada.

Y entonces piense en esto  …  mientras Ud. está marchando decidido, orgulloso de todos sus logros.  Y, cristianos, esta es una buena palabra para Uds. también.  Orgullosos de todos sus logros, y todas las cosas que tienen, y títulos, y propiedades, y esto y lo otro.  Mientras están marchando hacia esa gran habitación, Uds. ven todo lo de este mundo que no es eterno yendo en la otra dirección hacia la destrucción.  Uds. estarán a salvo, pero como por fuego. Todo perdido.
¿Qué significa esto?  Significa que “El mundo se acaba con sus malos deseos, pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre” (1 Juan 2:17).  Esta palabra aquí donde dice:”El mundo se acaba..” literalmente puede también ser traducida: “está siendo expulsado”.  Todas las cosas por las que la gente se esfuerza tanto, …  las cosas que no permanecerán.  Dios aún ahora, en juicio, las está expulsando /empujando hacia afuera.
Y sigue y dice… ahora la siguiente declaración: “Vi también a  los muertos, grandes y pequeños, de pie delante del trono”.
Juan dice “Vi a los ‘nek-ros’.  ¡Eso es horripilante!  “Vi ‘toos nek-ros’ …  Vi a los muertos … refiriéndose a toda esa multitud él los llamó sólo por un nombre: los muertos.  ‘Los vi ahí.’

Seiss escribe: “Los grandes y los pequeños, los  grandes pecadores y los pequeños pecadores…”  ¡Esa es la palabra que necesitan oír aquí!  No sólo los grandes.  No sólo Hitler y Mussolini, Fidel. … él dice, “Vi grandes pecadores y pequeños pecadores, gobernantes y súbditos, nobles … eruditos e ignorantes, refinados y vulgares, civilizados y bárbaros, emperadores y mendigos, todos por igual están ahí.  No leemos de largas vestiduras blancas, ni lino inmaculado, ni palmas, nada; sino pecadores desnudos ante la desnuda majestad de la omnipotencia entronada esperando su destrucción eterna.”
Bueno, ¿por qué hemos leído que Seiss ha mencionado ya dos veces: “desnudos”?  Hay un concepto muy importante en un juicio.   …  No quiero ser vulgar y espero que Uds. no harán risa de esto, pero si de repente Uds. recuperaran los sentidos y se encontraran en medio de esta iglesia ahora desnudos, en este preciso momento, ¿saben la vergüenza que tendrían?  …  Sería aterrador.  Sería absolutamente aterrador.

Y Uds. saben que si estuvieran completamente vestidos, y así y todo tuvieran que estar de pie ante Dios y sólo vislumbraran su gloria cubriéndolo con una cierta vestidura, estarían aún aterrados.  Miren a Isaías: “El año de la muerte del rey Uzías, vi al Señor excelso y sublime, … y las orlas de su manto llenaban el templo.  Por encima de él había serafines, cada uno de los cuales tenía seis alas: con dos de ellas se cubrían el rostro, con dos se cubrían los pies, y con dos volaban.  Y se decían el uno al otro: ¡Santo, santo, santo es el Señor Todopoderoso; toda la tierra está llena de su gloria!  Al sonido de sus voces se estremecieron los umbrales de las puertas y el templo se llenó de humo.  Entonces grité: ¡Ay de mí que estoy perdido! Soy un hombre de labios impuros y vivo en medio de un pueblo de labios blasfemos…”

¡Eso fue sólo un vistazo fugaz!  ¡Eso no fue lo que se ve aquí!  ¡Fue un vistazo fugaz!, la deidad cubierta y un hombre protegido; un hombre que, más adelante, fue un santo, fue un cristiano, perteneció a los redimidos.  Y aún ante tal presencia pronunció una maldición sobre sí mismo en hebreo.  Ahora, imagina la majestad de Dios al desnudo.   Sin nada que lo aisle (literal: Sin cortafuegos), nada que se interponga entre tú, … y la plenitud de la deidad.  Y tú de pie ahí, desnudo, no sólo físicamente, sino que también cada suciedad, cada cosa corrupta que hayas hecho alguna vez … está abierta ante los fuegos de la Santidad de Dios.

Ahora, sigue.  Pienso que la realidad más devastadora … aquí … cuando Juan dice:  “Vi … a los muertos”.  …  Tú no entiendes, ¿verdad?  …  Esta es la única vez en que tú apareces en la Biblia.  Esta es la única vez que eres mencionado.  ¿No entiendes lo que estoy diciendo?  …  Juan te vio a ti.  ¡Juan vio tu cara!  ¡Estabas de pie ahí!
Escucho a tanta gente diciendo: ‘Sólo quisiera, ¿sabes?, esos personajes que aparecen en la Biblia y que están en la Palabra de Dios y se mencionan sus nombres, ¡que glorioso debe ser eso!’.   ¡Aquí tú estás mencionado!  ¿A quién crees que Juan estaba mirando, a alguien más?  Cuando dijo: ‘Vi “nek-ros”, cuando vio a los muertos’, ¡él estaba mirando justo a tu cara!  ¡Esta es la gran multitud de humanidad y tú no estás siendo sacado de este grupo.  Él te ve ahí!  ¿No lo entiendes?  ¡Este eres tú!  ¡Esta es tu historia!  ¡Eres Ebenezer Scrooge!  ¡Aquí es donde estás!

Él dice: ‘Los vi.’  Los vi a Uds.  Y dice que vio a los grandes y los pequeños.  … Ahora, cuando dice grandes … es la misma palabra que usó para describir el trono de Dios.  Cuando “grande” se usa con respecto a Dios es un término absoluto.  Él es grande.  Pero cuando la grandeza se atribuye a un hombre es relativa, … grande en comparación a otro hombre, pero no en comparación con Dios.

Déjenme leerles la opinión de Dios de la grandeza del hombre …  “una niebla que aparece por un momento y luego se desvanece”.  Ni siquiera una sustancia, sólo una niebla.
Salmo 62: “gente de humilde cuna, son sólo vanidad y hombres de alta alcurnia son una mentira si se les pone juntos en una balanza, todos ellos son más livianos que aliento.” (traducido desde la NASB)
Y luego uno de mis -no diré mi favorito- pero es un texto que para mí verdaderamente dice todo acerca del hombre: “¡Dejen de confiar en el hombre, cuyo aliento de vida es un soplo en sus narices! ¿Por qué debería estimársele?  (traducido desde la versión en inglés)
Dios está diciendo: El hombre no es nada más que una nariz llena de aire.  Y cuando ése expira, no hay garantía de otro.

También vio a los pequeños.  Esta palabra es aquella de la que derivamos la palabra española “micro”, lo pequeño.  Aquí hay algo que es muy importante.  No ha habido en el mundo muchos pecadores grandes y poderosos … simplemente porque no han tenido el poder a su disposición para mostrar su pecado.  Tenemos a los Hitlers y a los Mussolinis y así sucesivamente, los Stalins.   …   Y una de las cosas que ocurre es que si te comparas a ti mismo  …  con otros hombres, y piensas: ‘Bueno, no soy un gran pecador como él lo es’
Pero mira, aquí esta tu falla.  El estándar /parámetro en el día de juicio no es el hombre más perverso que alguna vez vivió en el planeta.  El estándar /principio moral del día de juicio es el hombre más justo que alguna vez vivió en el planeta.  Hay un sentido/criterio en nuestros hermanos reformados; ellos siempre están diciendo que estos hombres serán juzgados por la ley de Dios, de que habrá una gran balanza y aquí estará la ley de Dios, y el hombre será puesto en la balanza y hallado deficiente /carente.  Tengo algo más aterrador para Uds.: Uds. están de pie en la balanza y en el otro lado no está la ley de Dios.  Está Jesucristo. ¿A quién podrá compararse con Él? /¿Quién podrá compararse con Él? … De modo que aquellos de Uds. que son pequeños pecadores, tengan cuidado, porque aquellos pequeñísimos zorros todavía pueden arruinar la viña.

Y sigue, y dice que ellos están “de pie delante del trono”.  … Yo predico tan a menudo y, literalmente, si no fuera por la gracia de Dios, y sabiendo que he estado en el mismo lugar, y si no fuera por mi esposa, quien ha tratado de enseñarme algo de civismo /cortesía, saldría hacia la congregación, a veces, y agarraría a la gente por detrás del cuello y les diría: ‘Al menos siéntate derecho mientras estoy predicando la Palabra de Dios.’  Lo peor es en los colegios cristianos.  Se sientan ahí indolentes y recostados, mirándolo a uno con cierto aire de desdén.

Quiero que sepan algo. Uds. no estarán sentados encorvados/con los hombros caídos ese día.  No estarán despreocupados /indiferentes ese día.  No estarán hablando, riendo, pasándose notas /recaditos ni nada por estilo.  ¡Estarán de pie!, delante del trono de juicio de Dios.  Y si un músculo de su mejilla se contrae/mueve nerviosamente, les aterrorizará haber sido reconocidos.  Pero sepan esto: Uds. han sido reconocidos.

Continúa.  Se pararán /Estarán de pie delante del trono de Dios, ¡y hay algo que quiero señalar aquí!  ¿Saben qué es lo que hace esto  … doblemente  … aterrador?  Es que Uds. fueron advertidos.  No tienen excusa, fueron advertidos.  Eso es lo que lo hace más aterrador.
Amós les dijo: “Prepárate para encontrarte con tu Dios”.
Jesucristo les dijo: “… no teman a los que matan el cuerpo, pero después no pueden hacer más.  Les voy a enseñar más bien a quién deben temer: teman al que, después de dar muerte, tiene poder para echarlos al infierno.”  Sí, les aseguro que a Él deben temerle.
Pablo les dijo: “Todos tendremos que comparecer ante el tribunal del juicio … de Dios”.

¿Ven? Fueron advertidos  …  que estarían de pié delante de él y que los libros  …  serían abiertos.  Ahora, pienso que la idea aquí de libros en plural es muy importante.  Es  hacernos saber algo acerca de su volumen.  Cada cosa que Ud. haya hecho alguna vez  …  es conocida delante de Dios.  En la Escritura, Dios es llamado el Dios del conocimiento.
Dice en Job 37 que su conocimiento es perfecto. (37:16)
Salmo 147: Su entendimiento es infinito”. (147:5)
Dios solo conoce el corazón de todos los hombres, 1 Reyes 8. (8:39)
Dios prueba los corazones y las mentes, Salmo siete. (7:9)
Dios conoce los pensamientos de los hombres, Salmo 94.  (94:11)
Dios juzgará los secretos de todos los hombres (Ro. 2:16)

Me atrevo a decir … que si tú supieras que yo poseo todo conocimiento de cada cosa que alguna vez hayas pensado, y hecho, y dicho; y estuviera de pie aquí en este momento y diera el anuncio de que voy a decirles a todos cada cosa acerca de ti, estarías más cerca de lo que nunca hayas estado de asesinar a otro hombre.  Harías todo lo que estuviera a tu alcance, para detenerme. … Y sin embargo, Dios … ¿quién soy yo?, otro hombre igual que tú, con los mismos problemas que tú tienes, con los mismos secretos oscuros que has llevado encima.  …  ¿No lo quieres expuesto ante nosotros aún cuando somos como tú?   ¿Te mataría saber que tus secretos más oscuros fueran dados a conocer a los que son como nosotros, que somos como tú?  Entonces, imagínalos siendo conocidos por un Dios cuya santidad no puede ser contenida … vista o descrita.  Dice: “Y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida.”  Y  dices: ‘¡Ah, nada de esto tiene algo que ver conmigo.  Yo estoy en el libro.”

Ah, mi querido amigo, ¿cómo sabes que estás en el libro?  ¿Cómo lo sabes?
Viajo por todo el mundo.  …   La gran mayoría de toda la gente a la que le predico, miembros de iglesia, creen que están en el libro, porque una vez hicieron una oración.  Y si se les pregunta: ‘¿Es Ud. salvo?, ellos no dirán cosas como: ‘Si, porque estoy mirando a Cristo, y creciendo en santificación.  No, la completa esperanza de ellos para la eternidad descansa en: ‘Fui sincero una vez cuando oré con un evangelista.’  Y ésa es la única evidencia que pueden señalar para decir que su nombre ha sido escrito en el Libro de la Vida.

Pero quiero que escuchen algo que aún A.T. Robertson escribe: ‘Somos salvos por gracia.’  Como A.T. Robertson, probablemente el erudito número uno en griego en la Convención de Bautistas del Sur y su historia, él dice: ‘Somos salvados por gracia, pero el carácter, al fin /finalmente, es la prueba del fruto del árbol’. … Él está diciendo que a través de toda la Escritura, aunque la Escritura enseña la salvación por fe, la salvación es una obra de Dios.  Es atribuida a la gracia.  Uds. necesitan entender que la salvación es una obra sobrenatural de Dios, que cambia el carácter de un hombre y que producirá fruto.
Mateo 7:19-20 “Todo árbol que no da buen fruto se corta y se arroja al fuego.  Así que por sus frutos los reconocerán.”
Estas personas que son cortadas y arrojadas dentro del fuego son aquellas que en el siguiente texto van a decir: “Señor, Señor.”  …  Y Él va a decir: “Apártense de mí, nunca los conocí.”
Apocalipsis 22:12; “¡Miren que vengo pronto!, y traigo mi recompensa conmigo, y le pagaré a cada uno según lo que haya hecho.”
Salmo 62:12: “… tú pagarás a cada uno según lo que merezcan sus obras.”
Jeremías 17:10: “Yo, el Señor, sondeo el corazón y examino los pensamientos, para darle a cada uno según sus acciones, y según el fruto de sus obras.”
Romanos 2:6: “Porque Dios pagará a cada uno según lo que haya hecho.”
1 Pedro 1:17: “Ya que invocaron como Padre al que juzga con imparcialidad las obras de cada uno, … vivan con temor reverente mientras sean peregrinos en este mundo.”

Sí, la salvación es sólo por fe.  Es blasfemo decir que la salvación es a través de cualquiera obra.  Pero, mi querido amigo, si cualquier hombre está en Cristo, es una nueva criatura y las criaturas nuevas viven de manera diferente.
Así es que la prueba es: ¿Es Ud. una nueva criatura?  ¿Lo es?

Nuevamente, Seiss escribe: “El cielo guarda registro de todas las obras de la gente, y de todos los pensamientos y sentimientos bajo los cuales actúan.  Miríadas de seres humanos han vivido y muerto, de quienes el mundo no sabe nada; pero las vidas que ellos vivieron, las obras que hicieron, los pensamientos y temperamentos a los que se entregaron todavía permanecen escritos donde el recuerdo de ellos no puede perecer.  Ningún ser humano ha respirado jamás la atmósfera de la tierra, cuya historia no esté trazada  en toda su extensión en los libros de la eternidad.  ¡Ah, hombre, ah, mujer!, quienquiera que puedas ser, tu biografía está escrita.  Una mano infalible ha grabado cada ítem /punto con cada cosa secreta.  No es un mal pensamiento, un acto malvado, una escena impropia en toda tu historia, una transacción sucia, una obscenidad en el lenguaje, o un un sentimiento vil que alguna vez entretuviste en tu corazón, sino que ahí está descrito con mano audaz /osada /valiente por su nombre verdadero y asignado a tu cuenta para ser sacado entonces para los ajustes finales, si no están limpios, borrados, cubiertos a través de la fe en la sangre de Cristo antes que tu vida presente se termine.  Piensa que no temer a Dios y hacer nada de pisotear sus leyes, ¿cómo permanecerá tu caso cuando los libros sean abiertos?”
Él continúa y dice: “Y el mar devolvió a los muertos que estaban en él, y la muerte y el Hades entregaron a los muertos que estaban en ellos”.

¿Saben lo que está pasando?  …  La tierra … al mandato de Dios, le está entregando a sus criminales a Él.
Dios da una orden a la tierra y la tierra dice:  ‘los levantaré y se Los entregaré’
Israel fue advertido: “Cuando Yo los introduzca en la Tierra Prometida, si viven en idolatría y pecado y se rebelan en contra de Mí, entonces la misma tierra los vomitará (Levíticos 20:22, trad. de la versión NASB)
En el día de juicio es como si el pecado, el sepulcro, la muerte misma vomitará al pecador, como Jonás fue vomitado de la boca de un pez, para ser arrojado ante el trono de Dios, y puesto de pie.

Piensen en esto por un momento.  Después de la rebelión de Absalón y que David fue restaurado,  Seba el hijo de Bicri, decidió que no quería seguir a David.  Quería rebelarse contra la autoridad e intentó reunir un grupo de hombres y, finalmente, los hombres de David lo persiguieron.  Y fue y se escondió en la ciudad de Abel-bet-macá.  Y los hombres de David se acercaron e iban a derribar los muros de la ciudad, y de repente una mujer sabia sale y se arrodilla fuera de la ventana  … y dice: ¿Por qué están rodeando nuestra ciudad?  … Y ellos dijeron: “Por causa de Seba.”
Y ella dijo: ‘Bueno, se lo entregaremos.  No nos destruyan.’
¿Pueden imaginarse el terror, el pavor en la mente de Seba cuando oyó esas palabras, que la ciudad entera viene detrás él?  ‘Me van a agarrar, me matarán, y me van a arrojar sobre la muralla, para no ser juzgados ellos también’.

Dios mandará al mar: entrégalos.  Dios mandará al sepulcro: entrégalos.  Dios mandará al infierno mismo: entrégalos.
Y yo sugeriría /propondría ante Uds. que la presencia de Dios es tan terrible en ese día que aquellos en el infierno preferirían quedarse ahí.

“Y cada uno fue juzgado según lo que había hecho.”

Y se me acabó el tiempo /Y estoy pasado del tiempo, pero escúchenme. Se los ruego/suplico.    Esto es como en “La Travesía del Viajero del Alba” cuando ellos encuentran a ese hombre aterrorizado/loco de terror en la oscuridad del mar y le preguntan:  ¿De qué tienes miedo?  Él está flotando ahí por sí mismo y el barco viene y lo recoge, y lo rescata, y él dice: ¡’Corramos, huyamos, volemos de este lugar.’!   …   Y ellos dicen: ‘Por qué?  Y él dice: ¡’Este es el lugar donde todos los sueños se hacen realidad.’!  …  Y ellos dicen:  ‘¿Y qué hay de malo en eso?  ¡Eso es maravilloso!’   …  Y él dice: ‘¡No.  No me están escuchando!  ¡Todos sus sueños se hacen realidad!’  … Ellos dieron media vuelta con toda la fuerza marinera /de navegantes que tenían y se fueron …  ¡con terror en sus caras!  ¿Ven?, ellos no lo escucharon la primera vez.  La Biblia repite esto: “Serán juzgados por sus obras”. Y luego de nuevo, “Serán juzgados por sus obras.”  ¿Y por qué está haciendo esto?  ¡Uds. no están escuchando!  …  Si Uds. no son encontrados en Jesucristo, serán juzgados por sus obras.

¡Ah!, que el Espíritu de Dios se los dé a conocer  …  que Él se los haga saber.
Dice: “Entonces la muerte y el Hades fueron lanzados dentro del lago de fuego.  Este lago de fuego es la muerte segunda.”

Para los cristianos, es excelente noticia.  El Cordero ha vencido.  La muerte ha sido encerrada/encarcelada. Para el pecador es aterrador, porque cuando ven que Dios lanzó a la muerte en el infierno … es justo el preludio de lo que Dios va a hacerles a ellos.

Alfred, el erudito griego escribe: “Muerte segunda.  Así como hay una segunda y más alta vida, también hay una segunda y más profunda muerte.  Y así como después de esa vida no hay más muerte, así también después de esa muerte, no hay más vida.”

Quiero proponer una cosa antes de leer una palabra final de Seiss y es ésta: … marquen en este lugar quién es el que está efectuando el lanzamiento.  He oído a muchos predicadores decir: ‘Dios no lanza a nadie al infierno.’  …  Mi querido amigo, Él lo hace.  Jesús nos dijo que Él lo hace: ‘Teman al que no sólo puede destruir el cuerpo, sino que después, toma su cuerpo y su alma y los lanza al infierno’.  Es Dios quien lanza al infierno.  … Uds. dicen: ¡’No me gusta este tipo de cristianismo.’!  Lo siento.  Es el único que hay.

Voy a terminar con esto:

“Escuchen, hombres incrédulos. Uds. hombres deshonestos; Uds. hombres profanos; Uds.  hombres y mujeres lascivos; Uds. esclavos de la lujuria y los apetitos; Uds., burladores de la verdad de Dios, ¿cómo pueden escapar de la condenación del infierno?
Uds., hombres de negocios, Uds. cuyas almas son absorbidas con la persecución de ganancias; Uds. gente de fortuna sin riquezas hacia Dios.
Uds. pasajeros del viaje de la vida sin oración, sin relaciones de iglesia, sin interés por su alma inmortal, oigan.  El infierno se ha engrandecido a sí mismo y ha abierto su boca sin medida.  Y la gloria de Uds., y su multitud, y su pompa, y su regocijo descenderán a él.
Escuchen Uds., casi cristianos persistiendo estos muchos años en los márgenes del reino, mirando a través de las puertas, pero nunca completamente listos para entrar; intentando, pero nunca realizando; a menudo deseando, pero todavía posponiendo, esperando, pero sin derecho a esperanza.  La apelación es para Uds.  ¿Cómo escaparán si desprecian una salvación tan grande?
Y Uds., que se llaman a sí mismos cristianos, pero han olvidado sus promesas de pacto.  Son como la esposa de Lot.  Uds. han salido del lugar de pecado y muerte, pero han dudado a mitad de camino y han permanecido mirando hacia atrás.  Son un Judas bautizado.  Uds., a través de la codicia y las palabras simuladas, hacen mercancía de la Gracia de Dios.
Uds., ¿no ven que ahora su juicio, demorado por largo tiempo y su condenación no adormecida, y que si hubiera alguno inconsciente o indiferente hacia estos grandes temas, dormido en medio de lasespléndidas /exuberantes olas de la retribución en camino.   El mensaje es para Uds.  ¿Qué te propones, dormilón?  ¡Levántate!   Llama a tu Dios, por si pudiera ser que Dios decida  que no perezcas.  Porque si alguno no se encontrara escrito en el Libro de la Vida, fue tragado /engullido /consumido.”

Deliberadamente, he pedido no dejarme llevar por la emoción, para que la atención no estuviera dirigida a mi piedad.  Que no hubiera lágrimas, o arrebatos que les hicieran pensar en la piedad de los hombres.  Es sólo cruda, descarnada, verdad al desnudo.  No es toda la verdad que hay.  Hay otras grandes y gloriosas verdades acerca del amor de Dios y de las misericordias de Dios, pero ésta es una verdad, y una muy importante.  Escapen hoy día.

Va a haber hombres parados /de pie en cada una de estas entradas.  Estaremos todo el día con Uds.  Les hablaremos acerca de cosas de Dios.  Puede que estén enojados.  Dejen entonces que su enojo los lleve a hacer preguntas.  Pero no se vayan de aquí sin Cristo.
¿Ven?, éste es el trabajo de un predicador, un espectáculo, un tonto.  Uds. vivirán o morirán, y todo tiene que ver con Jesucristo, con Él.  Escojan este día a quien servirán.

Los brazos de misericordia son muy, muy anchos.  A los que vienen a Él, de ninguna manera los expulsará.  Salvación ofrecida y dada libremente, gracia suficiente en la cruz de Cristo para salvar 10 billones de mundos nuestros.
Vengan a Jesús hoy.  No serán tratados con dureza/severidad.  No serán apaleados/ forzados con preguntas.  Nos sentaremos ahí con las Escrituras y les ayudaremos, esperanzados, a encontrar el camino de la verdad.
Oremos:
Padre, por favor, ayuda a la gente Señor.  Ayúdalos.  Sálvalos.  Bendícelos.  Amén.