Mi refugio eres tú en el día malo

Bajo Sus alas estamos seguros, confiando cada día en nuestro Señor, nuestro refugio viene de Él. El justo no ha sido desamparado por el Señor, más bien, está protegido por el Señor.

Debemos siempre afirmar que nuestro refugio solo viene de nuestro Dios, en Dios es en quien podemos depositar toda nuestra confianza. Dios, grande y fuerte, que no desamparó a todos aquellos que andaban bajo Sus mandatos, que atravesaron diversas pruebas, pero Dios les ayudó a vencer esas pruebas.

No me seas tú por espanto, pues mi refugio eres tú en el día malo.

Jeremías 17:17

Claramente podemos ver la oración que hace Jeremias delante de Dios, este hombre sabía reconocer que su socorro, su salvación y su liberación, venían solamente del Señor.

Qué bueno que aunque los tiempos sean malos nos podamos sentir confiados, por este nuestro refugio, el cual viene de Dios, nuestra plena confianza solo debe ser puesta en el Señor de los ejércitos, que a la vez podamos decir al igual que Jeremías: Eres mi refugio en tiempos malos.

Hermano en Cristo, ¿sientes que tu fe está decayendo, que no tienes fuerzas, que no has depositado tu confianza por completo al Señor? En este momento te pedimos que ores y que te entregues al Señor con todo tu corazón. Él es tu refugio.

...
Dios es el que me ayuda
Escucha la canción "Canta al Señor" en coreano
Compártelo usando uno de los siguientes iconos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *