¡Cuán preciosa, oh Dios, es tu misericordia!

Alabemos a nuestro Dios por Su misericordia tan maravillosa, demos gracias porque la bondad de Dios es grande.

Si la misericordia de Dios no nos sostuviere, ¿qué hubiese pasado con nosotros?. Es por eso que debemos ser muy agradecidos del Señor, pues bajo Sus alas estaremos seguros porque Su misericordia nos cubre cada mañana.

No hay un Dios tan grande como el nuestro, tan compasivo, misericordioso, grande en poder, y su justicia es sobre todos los que obedecen su Palabra, éste es nuestro graden y fuerte Dios que nos guarda a cada mañana.

A continuación podemos ver a David reconociendo el poder y la bondad de Dios:

¡Cuán preciosa, oh Dios, es tu misericordia!
Por eso los hijos de los hombres se amparan bajo la sombra de tus alas.

Salmos 36:7

Aquí el salmista nos muestra que la misericordia de Dios es tan grande que conserva los campos, los animales, y Su poder y Su justicia es tan grande como los montes.

Es por esta razón debemos se gratos delante de nuestro Dios, por Su poder magnífico, por Su grande misericordia, ¿por qué no alabar Su nombre si el mismo salmista describe al Señor como el único fiel Creador?.

¿Sientes de alabar a Dios? Hazlo y glorifica Su nombre, Él es merecedor de todo, los cielos y la tierra cuentan Su gloria. Él te cubre y te cubrirá bajo las sobras de sus alas.

...
Mejor es oír la reprensión del sabio que la canción de los necios
Escucha la canción "Nada es imposible" en Coreano
Compártelo usando uno de los siguientes iconos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *